Torni Segarra

Seleccionar página

“La muerte tiene muy poca significación

Conversación entre David Bohm y Jiddu Krishnamurti.

9

K: ¿Usted ve lo que produce en un ser humano el hecho de que no hay muerte? Significa que la mente no envejece. Estoy hablando de la mente común. No sé si estoy comunicando esto.

DB: Vayamos despacio. Usted dice que la mente no envejece, pero ¿qué pasa si envejecen las células cerebrales?

K: Cuestiono eso.

DB: Pero ¿cómo podemos saberlo?

K Porque no hay conflicto, porque no hay tensión, no hay devenir ni movimiento.

DB: Esto es difícil de comunicar con certidumbre.

K: Por supuesto. Uno no puede probar nada de esto.

DB: Pero lo otro, lo que hemos dicho hasta ahora…

K: … puede ser razonado.

DB: Es racional, y uno también puede percibirlo. Pero ahora está usted afirmando algo con respecto a las células cerebrales, y eso no lo percibo. Podría ser así; sólo podría serlo.

K: Pienso que es así. No lo discutiré. Cuando una mente ha vivido en la oscuridad y se halla en constante movimiento, hay un desgaste; un deterioro de las células cerebrales.

DB: Podríamos decir que este conflicto será la causa de que las células se deterioren. Pero alguien podría argumentar que, aun sin conflicto, las células quizá se deterioran en una proporción menor. Digamos, por ejemplo, que, si uno fuera a vivir centenares de años, con el tiempo las células degenerarían, sin importar lo que uno hiciera.

K: Examine esto poco a poco.

DB: Yo puedo aceptar sin dificultad que la proporción en que las células se deterioran, podría reducirse cuando nos libramos del conflicto.

K: El deterioro puede retardarse.

DB: Tal vez en gran medida.

K: En gran medida. Noventa por ciento.

DB: Eso podríamos entenderlo. Pero si usted dice ciento por ciento, eso es difícil de entender.

K: Noventa por ciento. Espere un momento. Ese deterioro puede retardarse muy, muy considerablemente. ¿Y qué significa eso? ¿Qué le ocurre a una mente que no tiene conflicto? ¿Qué es esa mente, cuál es la cualidad de esa mente que no tiene problemas? Vea; suponga que una mente así vive en un aire puro, incontaminado, con la apropiada clase de alimentación, etcétera; ¿por qué no puede vivir doscientos años?

DB: Sí; eso es posible; algunas personas han llegado a los ciento cincuenta años, viviendo en un aire muy puro y alimentándose apropiadamente.

K: Pero ya ve, si esas mismas personas que han vivido ciento cincuenta años, no hubieran tenido conflicto, podrían haber vivido mucho más tiempo.

DB: Podrían. Estuve leyendo sobre el caso de un hombre en Inglaterra, quien vivió hasta cumplir los ciento cincuenta años. Los médicos se interesaron en él; lo agasajaron, lo exaltaron, y entonces murió en unos cuantos días.

K: ¡Pobre diablo!”.

 

Tal vez, los médicos convencionales, al agasajar y exaltar a esa persona de 150 años, le transmitieron sus conflictos.

Aunque, esa persona tan mayor al contactar con ellos se le generaron también sus conflictos con los médicos -al chocar los dos estilos o maneras de vivir; como pasó cuando los europeos llegaron a América, África, Asia, por todo el mundo; donde las enfermedades de los europeos, eran desconocidas por las personas colonizadas, generando enfermedades, mortandades-.