Torni Segarra

Seleccionar página

* “Me rehúso a convertirme en lo que tú llamas «normal». No soy normal, no soy rutina y no soy ordinario común.”

No hay huida, lo que hagamos por original que nos parezca, va acabar en la rutina. La rutina de hacer el bien, la rutina de la liberación, la rutina de buscar la felicidad. Todo se convierte en un deseo vulgar y corriente.

Eso sí, de ti depende que esa rutina, ese deseo vulgar y corriente, esté llena de luz, de armonía, de honestidad.

 

* “»No te mientas a ti mismo. El hombre que se miente a sí mismo y escucha su propia mentira llega a un punto en que no puede distinguir la verdad dentro de él, ni a su alrededor, y por lo tanto pierde todo respeto por sí mismo y por los demás. Y al no tener respeto, deja de amar. Por eso, por encima de todas las cosas: no te mientas a ti mismo».

Si uno no se tiene respeto, no se tiene amor. ¿Cómo va amar a los otros, a los demás? Todo empieza y acaba en nosotros.

 

* No te puedes escapar. No huyas. Si se dice que dios es todopoderoso. Has de asumirlo. O si no, no lo digas, digan.

Mentir, falsear la realidad. Genera desorden, confusión, desdicha, conflicto, violencia, guerra.

¿Quieres la guerra?

 

–Interlocutor: «Todo está como está porque nosotros lo elegimos en su día. Bien o mal son sólo conceptos de nuestra mente».

–Toni: ¿Tanto poder crees que tenemos?

–Interlocutor: No, no lo creo. Lo sé. Tú mismo elegiste tu vida antes de nacer, y puede que eligieras hasta como morir. Si Toni, tenemos ese poder de elección y fue nuestra decisión. Luego allá cada cual con sus decisiones y consecuencias. Lo llamamos karma.

–Toni: Paso de las supersticiones, del fanatismo, del ocultismo, etc.

 

* “Lo Peor es que la mayoría “cree pensar … sin darse cuenta que está siendo pensado por pensamientos ya condicionados …”.

¿Podemos estar siempre, todo el tiempo alerta, para que nuestro condicionamiento, programación, no opere?

 

* «Si la mayoría de nosotros permanecemos ignorantes de nosotros mismos, es porque el autoconocimiento es doloroso y preferimos los placeres de la ilusión.»

¿No es por ignorancia, entorpecimiento, estupidez?