Torni Segarra

Seleccionar página

* “Las películas nos han hecho creer que el cinturón de asteroides está repleto de peligrosas rocas que las naves deben esquivar. Cuando en realidad la distancia entre ellas es enorme, siendo así que hay un asteroide por cada espacio en el que caben 120 mil Tierras».

No nos preocupemos sobre los planetas, los asteroides, galaxias, etc.

Pues el universo es infinito, tanto en el ámbito micro, como en el macro.

De manera que, en un grano de arena podría haber un planeta.

Y haber planetas tan grandes como el sol, o más, etc.

Ya que estamos en la dimensión del infinito, donde nada tiene fin.

 

* «Saludos la paz sea con todos, les quería preguntar por este medio una curiosidad que tengo. Y lo siguiente es, qué es para ustedes la vida, o sea el vivir. Si alguien entiéndase todos, quisiera abundar en este tema o expresar su parecer o conocimiento adquirido. Son bienvenidos a expresarlos, gracias. Sean todos bendecidos».

La vida es un misterio. Y no sabemos de dónde venimos. Ni sabemos a dónde vamos. Aunque eso, no es lo importante. El hecho es que estamos aquí en esta vida. Estamos aquí, sin que nadie nos pidiera permiso para que naciéramos.

Por tanto, hemos de vivir. Y para ello, hemos de comer, alimentarnos. Y es entonces, cuando llegan los problemas. Porque, todos necesitamos lo mismo: cuidarnos, alimentarnos. Pero, el misterio está en que para comer uno, es preciso matar a otro un vegetal, un animal. Y eso es, lo que genera la división, el conflicto; ya que nadie quiere morir. Pues, el mandato, la programación dice: que hemos de vivir, sobrevivir, el máximo tiempo posible.

Y finalmente, también hemos de alimentarnos psicológicamente. Necesitamos a los demás, necesitamos relacionarnos, comunicarnos -como ahora lo estamos haciendo-. Pero, claro en toda relación puede haber disparidad, desacuerdo, confrontación, conflicto, guerra.

Y entonces, nuestro trabajo está en que esa división, conflicto, guerra, no se haga realidad.

 

* En realidad vivir la vida es muy sencillo: conseguir lo que necesitamos. Hay una salvedad: no necesitar más que lo justo, necesario.

Es preciso llevar una vida de austeridad -no la del fraile, ni la del monje-.

 

* «Si se os pregunta: ‘¿qué es la muerte?’, responded: la verdadera muerte es la ignorancia. ¡Cuántos muertos entre los vivos!». Anaxágoras.

Él también era ignorante. Porque todo no lo sabía. Porque todo es infinito.

 

* «La hipocresía es el colmo de todas las maldades».

¿Hay alguien que no sea hipócrita? O mentiroso, o marrullero, enredador, tramposo, taimado. Cada uno de nosotros, como representantes de toda la humanidad, hemos de convivir, conllevar esos comportamientos que van con la programación.