Torni Segarra

Seleccionar página

“Charla David Bohm y Jiddu Krishnamurti.

¿Puede el discernimiento producir una mutación de las células cerebrales?

9

K: Se me acaba de ocurrir algo: El amor no tiene causa; el odio tiene una causa. El discernimiento no tiene causa; el proceso material, como pensamiento, tiene una causa. ¿Correcto?

DB: Sí; forma parte de la cadena de causa y efecto.

K: Eso que no tiene causa, ¿puede actuar de algún modo sobre lo que tiene una causa?

DB: Podría hacerlo. No vemos ninguna razón para que aquello que no tiene causa, no pueda actuar sobre algo que tiene una causa. No existe ninguna razón obvia. Ello no ocurrirá al revés: lo que tiene una causa no puede actuar sobre lo que no tiene causa, porque eso lo invalidaría.

K: Correcto. Pero aparentemente, la acción del discernimiento tiene un efecto extraordinario sobre el proceso material.

DB: Puede, por ejemplo, eliminar algunas causas.

K: Como el discernimiento es sin causa, ejerce un efecto definido sobre lo que tiene causa.

DB: Bueno, no necesariamente tiene que resultar así, pero es posible.

K: No; no; yo no digo que es posible.

DB: Lo que estoy diciendo es que no hemos visto muy bien por qué es necesario que sea de ese modo. No hay contradicción cuando pronunciamos la palabra “posible”.

K: Muy bien; ya veo. Pero en tanto seamos claros sobre el sentido de la palabra “posible”. Debemos tener cuidado. El amor es sin causa, y el odio tiene una causa. Ambos no pueden coexistir.

DB: Sí, eso es cierto. Por eso hay diferencia entre el amor y el discernimiento. Ésa es la razón de que no necesariamente resulte que, si algo no tiene causa, actuará sobre algo que tiene una causa. Eso es lo que yo estaba tratando de decir.

K: Sólo quiero explorar un poco más. El discernimiento, ¿es amor?

DB: Hasta donde podemos ver, no son iguales. El amor y el discernimiento no son idénticos, ¿verdad? No son exactamente lo mismo.

K: ¿Por qué?

DB: El discernimiento puede ser amor, pero ya ve, también ocurre en un destello.

K: Por supuesto que es un destello. Y ese destello altera todo el patrón, opera sobre él, usa el patrón, en el sentido de que yo arguyo, razono, empleo la lógica, etc. No sé si me expreso claramente.

DB: Pienso que, una vez que el destello ha operado, el patrón es diferente; por lo tanto, ha de ser más racional. El destello puede hacer posible la lógica, porque uno puede haber estado confundido antes del destello.

K: Sí; sí. Aristóteles puede haber llegado a todo esto mediante la lógica.

DB: Bueno, ¡él puede haber tenido cierto discernimiento! No lo sabemos.

K: No lo sabemos, pero yo lo estoy poniendo en duda.

DB: Nosotros realmente no sabemos cómo operaba su mente, porque sólo existen unos pocos libros que han sobrevivido.

K: ¿Diría usted, al leer algunos de esos libros, que él tenía discernimiento?

DB: En realidad, yo no he leído directamente a Aristóteles; muy pocas personas lo han hecho, porque resulta difícil. La mayoría de ellas leyeron lo que otros han dicho acerca de Aristóteles. Unas pocas frases de él se han vuelto comunes, como la de “el motor inmóvil”. Y algunas de las cosas que dijo sugieren que era, al menos, muy inteligente.

K: Lo que estoy tratando de decir es que el destello del discernimiento nunca es parcial; yo hablo del discernimiento total; no del parcial”.

 

El amor es total -no es poco ni mucho-. El amor empieza con la obsesión de no hacer daño a nadie. Y puede volverse en una locura; hasta que comprendes la realidad.

Y por eso, la realidad es el mal y bien, que son las dos caras de la misma moneda. Por eso, al amor no le importa nada, sólo vive, actúa.