Torni Segarra

Seleccionar página

* Mientras no asumamos lo que somos -quiero, pero no puedo-, seguiremos confusos, en desorden, escondiendo lo que no queremos que se sepa, se vea.

Todos, de una manera o de otra, hacemos lo mismo. Porque, el ‘yo’ -que es nuestra programación- sigue operando. Uno ha de descubrir qué hará con el ‘yo’, si se puede erradicar, acabar con él definitivamente.

 

* “‎Si las personas que dicen que aman a sus hijos lo dijeran en serio, ¿habría guerra? ¿Y habría división de nacionalidades, habría estas separaciones?”. JK

‎Los padres dicen que aman a sus hijos. Pero sus vidas, su manera de vivir, genera la división, conflicto, la guerra; donde los matan.

 

* “Es total e irrevocablemente posible vaciar todas las heridas y, por lo tanto, amar, tener compasión. Tener compasión significa tener pasión por todas las cosas, no solo entre dos personas, sino por todos los seres humanos, por todas las cosas de la tierra, los animales, los árboles, todo lo que contiene la tierra. Cuando tengamos tanta compasión, no despojaremos la tierra como lo estamos haciendo ahora y no tendremos guerras”.‎ JK.

¿Hacer la guerra no es preciso, cuando hemos de comer, alimentarnos cada día? Pues cada uno ha de proveerse lo necesario para comer. Y como todos hacemos lo mismo, hemos de correr, de luchar detrás de los alimentos.

Y en todo sucede lo mismo: a la hora de encontrar empleo, un apartamento, una pareja, cualquier cosa necesaria para sobrevivir. Entramos en conflicto, luchamos, competimos, etc., y llega a desarrollarse la guerra.

Además de los países, todos nacionalistas, con sus poderosas leyes, con sus poderosos hombres armados. Su fanatismo, su odio al diferente, los aboca a la guerra. ¿Es preciso hacer la guerra para que no nos destruyan, no nos maten? Si uno tiene compasión por todo, por todos, ¿por qué nos habrían de matar?

Finalmente hay que saber, que, en toda guerra, tal vez, obliguen a participar en ella. Y si uno no quiere, se resiste, lo pueden matar, fusilar.

 

* «Estar en pareja puede significar que cada vez que me sienta desatendido, rechazado, con celos o con inseguridad, puedo culpar al otro. Así como creo que la causa de sentir amor es el otro, lo que siento y rechazo, también es responsabilidad y culpa del otro.
Estar en pareja, alivia la propia responsabilidad de lo que uno siente, pero carga con la responsabilidad y culpa de lo que el otro siente».

Pensar y sentir de esa manera, es propio de ignorantes, descarados. Tan común a toda la humanidad.

¿Qué es la guerra sino dar siempre la culpa al otro de los problemas que tienen, hasta hacer la guerra y matarse?