Torni Segarra

Seleccionar página

Charla de Jiddu Krishnamurti y David Bohm.

“El discernimiento, ¿puede ser despertado en otro?

7

DB: Mucha gente encontrará esto muy difícil de comprender.

K: No estoy interesado en la “mucha gente”. Quiero comprenderlo a usted, “X”, y a mí, “Y”. Esa base, esa inmensidad, no está limitada a un asunto tan pequeño e insignificante. No podría estarlo.

DB: “La base” incluye físicamente a la totalidad del universo.

K: Sí; la totalidad del universo, y reducir todo eso a…

DB: …estas pequeñas actividades…

K: … ¡es algo tan tonto!

DB: Pienso que eso suscita el interrogante acerca de cuál es el significado de la humanidad en el universo, o en “la base”.

K: Sí; así es.

DB: Porque incluso, la mejor de estas cosas que hemos estado haciendo tiene muy poca significación a esa escala; ¿verdad?

K: Sí; esto sólo abre el capítulo. Pienso que “X” está haciendo algo, no “haciendo”; pero por su propia existencia…

DB: ¿Está originando la posibilidad de algo?

K: Sí. Cuando usted lee acerca de Einstein, ve que él ha hecho posible algo que el humano no había descubierto antes.

DB: Eso podemos verlo muy fácilmente porque opera a través de los acostumbrados canales de la sociedad.

K: Sí; comprendo. ¿Qué es lo que “X” trae aparte de las cosas pequeñas? El ponerlo en palabras hace que suene erróneamente. “X” tiene esa inmensa inteligencia, esa energía, ese algo, y él debe operar a un nivel más profundo que el que uno pueda concebir, el cual debe afectar la conciencia de aquellos que están viviendo en la oscuridad.

DB: Es posible que así sea. La pregunta es: ¿Este efecto se notará de algún modo? Usted entiende, manifiestamente.

K: Aparentemente no. Si usted escucha las noticias en la radio o en la televisión y sabe lo que está sucediendo en todo el mundo, aparentemente no ocurre de ese modo.

DB: Eso es difícil, y es una cuestión de gran interés.

K: Pero ello debe tener un efecto. Tiene que tenerlo.

DB: ¿Por qué dice que tiene que tenerlo?

K: Porque la luz debe afectar la oscuridad.

DB: Quizás “Y” pueda decir que, viviendo en la oscuridad, él no está seguro de que haya tal efecto. Podría decir: “Tal vez lo hay, pero yo deseo que se manifieste”. No viendo nada y estando todavía en la oscuridad, él pregunta entonces: “¿Qué haré?”

K: Comprendo eso. ¿Está usted diciendo, entonces, que la única actividad de “X” es solamente la de escribir, enseñar, etc.?

DB: No. Digo meramente que bien puede ser que la actividad sea mucho mayor, pero que no se manifiesta.

K: ¿Cómo podría mostrarse? ¿Cómo podría verla “Y”, que necesita pruebas de esa actividad?

DB: “Y” podría decir algo como esto: Muchas personas han hecho una afirmación similar, y algunas de ellas, obviamente, han estado equivocadas. Pero uno necesita decir que ello podría ser verdadero. Vea; hasta ahora, pienso que las cosas que hemos dicho tienen sentido, y hasta cierto punto se entienden.

K: Sí; comprendo todo eso.

DB: Y ahora usted dice algo que va mucho más lejos. Otras personas han dicho cosas como ésa, y uno siente que estaban en la senda equivocada, que ellas ‑o al menos algunas de esas personas‑ estaban engañándose a sí mismas.

K: No. “X” dice que nosotros somos muy lógicos.

DB: Sí; pero en esta etapa de nuestra exploración, la lógica no nos llevará más lejos.

K: ¡Lo que se dice es muy razonable! Hemos pasado por todo eso. Por tanto, la mente de “X” no está actuando de un modo irracional.

DB: Uno diría que, habiendo visto que hasta aquí la cosa fue razonable, “Y” quizá confió en que ésta podría ir más allá.

K: Sí, eso es lo que estoy tratando de decir.

DB: Por supuesto, no hay pruebas.

K: No.

 

JK ni David Bohm, no se daban cuenta que todo lo que se diga. Tanto se puede negar, como afirmar, de una manera infinita -donde no hay fin-.
Es como pretender caminar, por un planeta que es infinito, para conocerlo. Por tanto, eso que se ve en ese planeta, no es la totalidad. Sólo es un fragmento.