Torni Segarra

Seleccionar página

* La no dualidad, es el fin de la división interna, que genera desorden, conflicto.

 

* “Decir ‘No’ es un acto de amor.

La palabra ‘No’ es sagrada.

No, para prevenir daños mayores.

No, para mantener sanas tus líneas rojas.

No, para respetar tus necesidades.

No, para vivir en honestidad y coherencia entre lo que piensas y lo que haces.

No, para no hacer lo que a ti no te gusta que te hagan.

No, para poder honrar quién eres, tu energía y tu individualidad.

No, para no hacerte daño.

No, para poder tener tu Si.

A veces un No hacia el otro es un Sí hacia ti. Y un Sí hacia ti siempre acaba siendo un Sí hacia el otro.

Yo soy responsable de mis pensamientos, emociones y acciones.

Tú de las tuyas”.

Hay que recordad que, donde hay un sí también hay un no.

Y donde hay un no, también hay un sí.

 

* Pero, nadie puede describir el infinito.

Tú no lo has descrito.

 

* Siempre que hay el ‘yo’ no operando. Ahí está el ‘Yo soy’.

 

* «Para vivir de instante en instante es imprescindible asumir nuestra ignorancia. Ese estado de no saber qué sucederá en el próximo instante».

Ahí está la libertad.

 

* ¿Puedes saber y describir quién, qué es dios?