Torni Segarra

Seleccionar página

* Ganar, ganar, pero para qué.

Si siempre ganamos nos volveremos crueles, insensibles; despreciaremos a los vencido.

La guerra vale de poco, porque nos hacemos ladrones, corruptos, criminales.

 

* Aunque se rían de ti, ellos también pasan por esa misma programación.

Porque tienen miedo, van detrás del placer, buscan seguridad. Y eso nos esclaviza.

Los terrícolas tienen la misma programación que los animales: sobrevivir lo máximo posible cueste lo que cueste. Y ahí están la violencia, las guerras.

 

* Es la misma programación, pero en un plano más complicado, porque los terrícolas manejan maquinaria.

Tal vez, los animales -los mamíferos- necesitan varios millones de años, para actuar como los terrícolas.

 

* La libertad, es amor. No hay otro misterio.

Es decir, todo lo demás son palabras, que nos bloquean el afecto, la compasión, el amor.

 

* La paradoja del que juzga, es que él mismo se está juzgando y condenando.

 

* Todo lo que leemos, todo lo que oímos, vemos. Pueden y no pueden tener valor real.

Eso depende de quien lea, oiga, vea.

 

* «Una vez me dijo un hombre, que las mujeres como yo no tienen amigos. Con los años descubrí que es muy cierto».

Y, ¿tú te lo creíste?

 

* Lo que queremos, deseamos. Todo puede ser. Pero si la vida, el universo quiere.

 

* “La cosa más aterradora es aceptarse a sí mismo por completo. Primero deberás atravesar el infierno y consciente sin alcohol ni drogas”.

Aterradora, no. Esclarecedora.