Torni Segarra

Seleccionar página

* Por la resistencia, empieza la confrontación, la lucha; y todo lo demás. La miseria más horrible y cruel: la guerra con armamentos, para causar muertes, heridos, traidores, chivatos, dobles agentes, etc. Todo sufrimiento, dolor, para todos los contendientes. Y para toda la humanidad.

 

* “No es el insulto de otro lo que te causa dolor. Es la parte de tu mente que está de acuerdo con el insulto. De acuerdo sólo con la verdad sobre ti, y eres libre”.

El insulto tiene un doble efecto: el efecto al que lo dice y al que lo recibe.

Porque, todos somos espejos de los otros. Y los otros, son nuestros espejos.

Si queremos saber cómo es alguien, mírate tú y descubrirás como es él.

 

* Es muy fácil: sólo tengo que estar atento al que está con nosotros, hablando, explicando, informando, etc. Pues, él mismo me muestra quién soy yo. Porque, yo y él somos lo mismo -tenemos la misma programación-.

 

* “Trabaja como si no necesitaras el dinero. Ama como si nunca te hubieran herido.  Baila como si nadie te estuviera viendo”.

Eso es el más difícil todavía. Y es tan difícil, que parece que no es posible.

 

* Cuando Martín Heidegger, se afilió al partido nazi, ¿por qué lo hizo, por miedo a Hitler o por miedo a los que estaban contra los nazis?

Porque todos los terrícolas, tenemos miedo de algo o de alguien. Ya que el miedo es el ‘yo’, vulnerable, siempre viendo peligros e inseguridades.

 

* «Desde hace unos quince años vencí ese miedo a la muerte siento que eso me llevó al principio del despertar de mi conciencia, y ahí voy poco a poco avanzando gracias»

¿Y a dónde quieres ir?

Porque si no tienes miedo a la muerte, eso quiere decir que no tendrás miedo a nada.

 

* Recuerda, que el observador es lo observado. Todos somos iguales.

 

* Sólo mira a los demás. Ellos son igual que tú. Tienen miedo, buscan la seguridad, buscan el placer, huyen del dolor, etc.

Hacen lo mismo que tú, que todos.