Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Se puede elevar la frecuencia vibratoria a voluntad?

 

* ¿Tú cómo sabes que la reencarnación es una realidad?

 

* Te gusta caer en la trampa. Si todo lo que haces tú son clichés.

 

* Es eso lo que estamos investigando lo que Ruth dijo: ‘Así es no le temo a la muerte es otra morir trampa y reencarnar de nuevo solo sé que ya no regresaré por aquí’.

 

* Si me permites que te lo explique, eso de que el observador es lo observado.

Tú pasas por el frío del invierno y por el calor del verano. Tú tienes miedo de enfermar, de perder el empleo, de que tu pareja te engañe con otro, tienes miedo de que te roben el coche. Pues toda la humanidad, pasa por ese mismo miedo que tú tienes.

Y por eso, se dice que la persona que escribe esto, es exactamente igual que tú psicológicamente.

 

* «Tu visión se volverá clara sólo cuando puedas mirar dentro de tu propio corazón. Quien mira afuera, sueña; quien mira dentro, despierta”.

Despierta a la realidad de la vida. Que, aunque hay una sola verdad, el placer les perturba, confunde, los lleva al desorden.

 

* «El mal no está fuera de mí, sino en mí. Soy yo, por lo tanto, quien debe transformarse, y no las cosas exteriores. Somos portadores de nuestro cielo y de nuestro infierno».

La vida es una trampa, porque es una carrera que no tiene fin.

No tienen fin la división, los conflictos. No tiene fin la lucha contra el calor y el frío, contra los animales indeseables. No tiene fin la persecución del placer. No tiene fin el deshacerse de los pensamientos que nos perturban el sueño, lo que estamos haciendo a todas horas.

 

* Por eso que no lo sé, le preguntaba a Ruth sobre ello, sobre si existía o no la reencarnación.

 

* Por eso, el observador y lo observado son lo mismo. Tú, yo, todos participamos de la programación que nos obliga a vivir, a sobrevivir.