Torni Segarra

Seleccionar página

* Lo que se dice, lo descrito, no es lo verdadero. Una cosa es hablar y otra los hechos.

 

* Y usted también.

No te olvides de que todos somos iguales.

No hay salida en esta historia de la igualdad.

 

* El balance es subjetivo.

Uno puede ver, que el otro se balancea mucho. Pero el que lo hace dice: que inocente, ese cree que todo lo que dice es igual para todos, a la hora de medir, analizar, investigar.

 

* «Tengo la edad en que por fin reconozco que está bien ser imperfecta.
Que no tengo que controlarlo todo».

Si eso es así. Tú eres una persona afortunada.

 

* «…pienso que una persona tendría que estar sumamente interesada en esto para romper con todo ese patrón».

¿Y si no se pudiera salir de ese patrón? ¿Qué es lo que dice DB y JK, sino otro patrón?

 

* “Nada de esto tiene que gustarte… Sin embargo, es más fácil si te gusta…”.

Es como si dijeras: no tienes que amarme. Sin embargo, es más fácil se me amas. Evidentemente.

Nos gusta jugar con las palabras, sin darnos cuenta que ese juego nos hace superficiales.

 

* Si te conocieras de verdad. No dirías: ‘Soy una persona demasiado sentida y sentimental, y me da vergüenza mostrarlo porque a veces se asocia con fragilidad. Me gustaría no tener conflictos con nadie y que todo se resolviera con mucho respeto, comprensión y voluntad de solucionar’.

Porque, eso que te pasa a ti, también le pasa al resto de la humanidad.

 

* «Las dificultades pueden desafiar la mediocridad y derrotar a los temerosos, pero solo estimulan a los verdaderos hijos de los Altísimos. 48: 7,7».

Las dificultades son las mismas para todos. Una dificultad es lo mismo para todos. Lo que cambia es lo subjetivo. Es decir, el nivel que tenga de percepción.

Ya que la percepción, es común e igual para todos. Lo que cambia es la capacidad para percibir -más o menos-, la realidad, lo que es, lo que está sucediendo.