Torni Segarra

Seleccionar página

*  Nadie se puede cambiar así mismo. Si somos sinceros lo comprobaremos.

 

* Fíjate lo perdida que estás. Me dices que me odio. Y me invitas a que te conteste.

Pero no lo haré. Porque la réplica y la contra replica, no tienen fin. Es decir, el infinito se impone implacablemente.

 

* El que te controla es la naturaleza, tu cuerpo, el miedo.

 

* ¿Orar no es pedir? ¿A quién?

Pues dios todopoderoso, ya sabe con su poder qué es lo que necesita cada cual.

 

* «- Pero yo no quiero visitar a locos -observó Alicia-.
– Eso no lo puedes evitar -dijo el gato-. Aquí todos están locos. Yo estoy loco. Tú estás loca.
– ¿Cómo sabes que yo estoy loca?
– Debes estarlo – dijo el gato -; si no, no estarías aquí».

 

Todos tenemos la posibilidad de enfermar de todas las enfermedades. Cada uno le toca una o varias a la vez. Eso es la vida.

 

* No huyas. Decir: ‘Apague su radio y escuche la música de la naturaleza’. ¿Es una invitación ‘a realizar ciertas acciones por tu bien o por disfrutar más de ese lugar o situación’?

Uno podría decir, que el cartel feo, grande, encima de un árbol precioso, en una arboleda que se supone que no es de nadie, es un sacrilegio contra la naturaleza.

 

* «En la dimensión de la dualidad hay un tercero unificador: ¡VOS!».

Si te das cuenta.

 

* «Atraigo todo lo bueno que hay en el universo. Yo lo merezco y lo decreto. ¡Gracias!».

Eso son solo palabras. La realidad, la vida, no son solo palabras.

Son los hechos.

Los recién nacidos, que mueren, también podrían decir: «Atraigo todo lo bueno que hay en el universo. Yo lo merezco y lo decreto”. Pero no funciona.

 

* También crees en los ángeles. ¿Tan supersticioso e ignorante eres?

 

*–Toni: El cerebro sirve para los negocios, ganancias. La mente no sabe nada, se limita a vivir lo que le toca.

–Interlocutor 1: ¿Y qué pasa con el cerebro del que ama? Si tal persona existe.

–Toni: El cerebro no ama, responde a las glándulas, a los instintos animales, corporales.

–Interlocutor 2: El cerebro está preparado para la reproducción de la especie, solo hasta allí puede llegar.

–Interlocutor 3: No experimenta ninguna transformación si hay amor…?

Es lo que pregunté.

–Toni: También para subsistir. Y para ello pelear, luchar, matar, ser violento, cruel.

–Interlocutor: O construir una casa o una vacuna para el Covid.

–Interlocutor 1: Cuando un cerebro se enamora en el ocurre una explosión de serotonina y endorfinas con las que se activa el mecanismo biológico de reproducción, es cuando los bebes aparecen. Ese cerebro ya no es el mismo de antes. El amor cambia todo. El inconveniente sucede con el pensamiento que con su humo lo ahoga y lo distorsiona convirtiéndolo en pasión sexual, celos, posesión, ansiedad y hasta odio.

–Toni: Por supuesto. Pero, todo lo que hacemos, hace que generemos dolor, sufrimiento.

Cuando comemos los alimentos, estos son explotados por las grandes cadenas alimentarias, que explotan a los menos afortunados que trabajan para ellos.

Cuando nos enamoramos de una persona, hay otros que también la quieren porque están enamorados de ella. Pero a ti no te importa. Dices que es tu mujer.