Torni Segarra

Seleccionar página

* Los grados, los niveles, las diferencias, son una ilusión. Es como decir, que uno sufre mucho. Pero el otro también sufre sus sufrimientos y dolores.

Por eso, lo que importa es atenerse a la realidad: el que tiene hambre sufre; pero también sufre el que pasa menos hambre.

O sea, el dolor sea como sea, es algo que nos desequilibra, nos confunde, nos genera desorden, sufrimiento.

 

* La libertad, está por encima de las opiniones. Porque la libertad es amor.

 

* El corazón, es traicionero, falso, una ilusión. Yo puedo decir que te amo.

Pero mañana, puede que ya no te ame, como anoche.

 

* “Que le pase al resto de la humanidad no es ni una solución ni un alivio. Lo que tiene que hacer cada uno es afrontar sus frustraciones, preocupaciones y miedos particularmente. El mundo no se mejora admitiendo que para todos sea una mierda, sino que para cada uno pueda ser mejor”.

Eso te lo has de demostrar tú y cada cual.

El agua es agua.

El dolor es el dolor.

Y todos participamos en esa fiesta o drama.

 

* “tal vez sea un error de concepto esperar que los demás piensen igual que nosotros, o que nosotros pensemos igual que los demás… en la diferencia de pensamiento tiene su cuna el desarrollo humano. La clave está en la disposición de aprender de quien piensa diferente, y no en el intentar convencerlo”.

No se trata de pensar. Se trata de hechos. De que toda la humanidad pasa por lo mismo: sufrimos, experimentamos dolor.

 

* “… respetar las creencias de cada uno y no ir por la vida imponiendo su verdad en otros”.

Señor respetar lo que dice uno, no quiere decir que no se le pueda cuestionar, indagar, investigar.

Eso sería una dictadura de fanáticos. Sin libertad. Y, por tanto, sin amor.