Torni Segarra

Seleccionar página

* «…la refundación la provoca el mapa que escribe la estructura del alma, el alma jamás tendrá capacidad de refundarse por sí sola».

El alma es un producto del pensamiento -que es miedo, deseo, huida, soledad, dolor, impotencia-.

Creo que no puede haber refundación, en dirección al orden, la compasión, el amor. Que sería resolver los problemas.

 

* Hay que comprender que a la vida no la vamos a derrotar. Y eso nos hace más dóciles, buenas personas.

Sin olvidarse que la bestia siempre está viva, dispuesta a hacer de las suyas.

 

* Vivir cada segundo no es lo importante. Lo realmente importante, es de qué manera vives cada segundo.

¿Tienes conflictos, pleitos, eres celoso, tienes odio, tienes miedo? Y qué haces para qué todo eso llegue a su fin.

 

* “La política beligerante está en eso en estas horas”.

Parece ser.

Aunque hasta que no corra la sangre -se bombardeen las ciudades y la sangre corra por doquier-, no hay nada. Palabreo.

El peligro está cuando llegue el desorden, el caos. Como parece que está llegando, con la pandemia.

 

* A ese señor lo leí hace muchos años.

Y resulta que fue una estafa -se hacía pasar por otra persona: monje-.

Era una novela sobre Oriente y los orientales. Cuando él era Occidental.

 

* “El ego conoce sólo su propio contenido, no el inconsciente y su contenido. La gente mide su autoconocimiento por lo que una persona promedio en su entorno social sabe de sí misma, pero no por los hechos psíquicos reales que en su mayoría están ocultos para ellos”.

Y, ¿para qué queremos saber el inco0nsciente y su contenido? Si ya lo sabemos: el inconsciente y su contenido es el ego, el ‘yo’ y sus maneras egoístas, crueles.

 

* La suerte está echada: todo ha de ir de mal y en peor, para la naturaleza, el planeta tierra. Nosotros usamos la tierra, como si fueran unos zapatos. Que son precisos para caminar. Y cuando los zapatos se estropean, hay más.

El problema y la solución está, si la tierra se estropea, si se hace inservible, también hay otros planetas dispuestos para invadirlos para vivir allí.