Torni Segarra

Seleccionar página

* «…conozco apenas la superficie y es de mi absoluto interés tener una mayor profundidad en el de tal manera que uno puede ver y conocer sus mayores temores … sin esto uno viviría como un enajenado más ¿o no?».

El inconsciente es infinito. Es como el mundo, o el universo. Por mucho que viajes, todo va a seguir igual en ti y en el mundo. Y si escudriñas en el universo, todo es infinito.

 

* ¿Qué motivos tienes para que te obedezca, insistas en que haga lo que tú me digas? Recuerda que existe la libertad. Y la libertad es amor.

 

* “¿Qué es ser inmoral?”.

Ser inmoral es hacer daño sin ninguna necesidad. Destruir la comida, patear el sembrado, maltratar a los animales domésticos, sin darles comida ni agua, ni alimentos, ni cuidados.

Y también, es inmoral, hacer eso mismo con las personas.

 

* “LA PERSONA QUE TE PERTURBA…

ES TU MEJOR MAESTRO….

Las personas que aparecen en nuestra vida, con las que estamos de acuerdo y compartimos intereses similares fáciles de aceptar; nos enseñan de hecho muy poco.

Pero aquellas otras, capaces de sacarnos de quicio y encolerizarnos a la menor provocación, son nuestros verdaderos maestros…

La persona que realmente puede perturbar tu estado de paz es aquella que te recuerda que no te encuentras verdaderamente en el estado de paz o iluminación que brota de la confianza.

En ese momento, esta persona se convierte en tu mejor maestro, y es a ella a quien debieras dar las gracias, y a Dios, por haberla enviado a tu vida.

Cuando llegue el día en que puedas trascender la cólera, la rabia y la alteración que esa persona parece provocar y decirle:

«Gracias por ser mi maestro», …

habrás reconocido a un compañero del alma…

Todo aquel que aparezca en tu vida y pueda sacarte de quicio y hacerte sentir

frenético es un maestro disfrazado de ser manipulador, desconsiderado, frustrante y no comprensivo.

La paz iluminadora significa que no sólo estás en paz con aquellos que comparten tus intereses y que están de acuerdo contigo, o con los extraños que van y vienen, sino también con aquellos maestros que te recuerdan que todavía te queda mucho que hacer para estar en paz contigo mismo.

Da gracias por todos esos grandes maestros espirituales que han aparecido en tu vida en forma de hijos, cónyuges actuales o pasados, vecinos irritantes compañeros de trabajo, extraños detestables y otras personas similares…pues ellos te ayudarán a permanecer en estado de paz e iluminación.

Te permitirán saber día a día cuánto trabajo te queda realmente por hacer; y en qué aspectos no has logrado aún dominarte a ti mismo.»

El mejor maestro espiritual es uno mismo.

Porque eres el discípulo y su maestro.