Torni Segarra

Seleccionar página

* “¿Y qué es la realidad?”.

La realidad son nuestras vidas, nos gusten o no. Y para ello, para no ser desbordado por los problemas, hemos de tener orden. Es como quitar las piedras que hay en el camino; y gozar de ello.

Nos pueden decir, que somos bobos, ignorantes, que todos nos timan. Pero eso da igual, el éxtasis que genera sentir que estás ayudando a que el caos lo devore todo, es lo que genera la energía necesaria para sobrevivir.

 

* «Tu visión se volverá clara sólo cuando puedas mirar dentro de tu propio corazón. Quien mira afuera, sueña; quién mira dentro, despierta».

Quién mira afuera, sueña; quién mira dentro, también sueña. Mientras no tengamos paz, lo que hagamos llevará al desorden.

¿Qué es el orden? Ver allá donde esté el desorden y saber lo que se tiene que hacer con él.

 

* El observador no puede desaparecer. Eso sería la negrura.

El observador ha de vivir con el desorden y el caos de la sociedad, del mundo. Y saber lo que tiene que hacer.

 

* «Tanto como es arriba es abajo».
¿Qué quiere eso decir, que se repite tanto por estos grupos ocultistas-esotéricos?

 

* «Muévete a la izquierda, y creas a la derecha. Avanza, creas hacia abajo. Aférrate a lo llamado «bueno», y el mal aparece. Cada movimiento manifiesta su opuesto. Por lo tanto, vive únicamente desde el centro».

En la vida hay una energía que nos quiere destruir; y otra, que nos quiere proteger.

Todo va a depender de la suerte, el que domine y gane la batalla por la vida o la muerte.

 

* «El ruego «no me dejes caer en la tentación» significa «no me permitas ver quién soy».

Necesitan la represión, porque tienen miedo de desbocarse, con sus actos extravagantes.

 

* “La demencia colectiva Toni Segarra es totalmente visible para quien lo ve, el problema del colectivo es que viven esa demencia como si fuera algo normal”.

Sí ese es el problema, que lo ven normal. Pero nosotros a nuestra manera hacemos lo mismo. Aunque con menos incidencia. Porque lo necesitamos para sobrevivir. Ya que la programación manda.