Torni Segarra

Seleccionar página

“Lo que eres no ha nacido y, en consecuencia, no puede morir. Lo que cambia no es real”.

Lo que no muere ni desaparece, es la energía. Que sólo se transforma, en algo útil para la vida.

 

* “La madurez espiritual se alcanza cuando dejamos de buscar la felicidad en las cosas materiales”.
La madurez espiritual se alcanza cuando dejamos de buscar la felicidad, o lo que sea.

Porque toda búsqueda, es la acción del ego, del ‘yo’.

 

* «Siempre habrá un alma que vibre con la misma intensidad, y la misma sintonía que tú».

Las sintonías todas son iguales -el afecto, el cariño, el amor-. Lo que cambia es la intensidad, la sinceridad, la realidad.

 

* «Concierne al desarrollo de la conciencia del alma y la expansión de esa conciencia. Incluir y no excluir todas las formas de vida».

Todas las formas de vida, aunque tienen todo el derecho, ya que es su programación. Han de matar, devorar a los animales de un escalón inferior en la pirámide depredadora.

Los animales cuando matan, lo hacen porque es preciso para poder seguir viviendo; ellos sólo están haciendo el mandato de su programación.

A las personas nos cuesta ver devorar, comerse vivo a un animal. Pero eso lo hacen todos los animales. Todos los pájaros, se alimentan de insectos, de animales pequeños. Y ellos mismo son devorados por los de más arriba en colofón de la depredación.

Dando un paso más adelante, los animales humanos -todos nosotros-, también hacemos lo mismo; pero disimuladamente, a escondidas. Aunque todos los seres vivientes, han de matar. Y que los maten, de una manera ordenada. Que lo determina que los fuertes y poderosos, pueden matar y comer a todos los demás -que son menos fuertes, son débiles, etc.-.

 

* «Se te entregó el poder de ser creador de tu Instante presente, aprovecha el don concedido».

¿Eso no es una ilusión? ¿Quién es ese que entrega el poder de ser creador de tu Instante presente? ¿El universo, dios, la vida? La ilusión está en creerse que uno es único, diferente de los demás. Los demás que también piensan lo mismo.

De manera que, cada uno es como es. Le toca pasar por los problemas, las alegrías de la vida.   Y nosotros somos los que ejecutamos lo preciso, lo necesario, creyendo que somos los creadores, los inventores. Dando vida al ego, al ‘yo’, generando todos los problemas que nos toca vivir: la vanidad, división, conflicto, peleas, violencia, violaciones sexuales con matanza de las mujeres -que es mal macabro endémico de esta sociedad-. Que se cree limpia, lo mejor, las democracias ricas, derrochadoras, corruptas, inmorales.