Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Puede el discernimiento producir una mutación de las células cerebrales?

Diálogo: JK. David Bohm. I.

DB: Por supuesto que la gente se ha formulado esa pregunta durante siglos: ¿Existe el espíritu más allá de la materia?

K: ¡Espíritu; Espíritu Santo! ¿Existe alguna otra actividad del cerebro que no pueda ser relacionada con el proceso material?

DB: Bueno, no puede depender de él. El discernimiento no puede depender del proceso material, ya que entonces sería solamente otro proceso material.

K: El discernimiento no puede depender del proceso material, que es el pensamiento.

DB: Pero usted lo estuvo postulando a la inversa: que el proceso material puede depender del discernimiento: que puede ser cambiado por el discernimiento.

K: Ah; espere. El proceso material depende del discernimiento, pero el discernimiento no depende de ese proceso.

DB: Mucha gente no entendería cómo algo no material puede afectar algo material.

K: Sí; de acuerdo.

DB: Podría aceptarse fácilmente que algo no material, no es afectado por la materia, ¿pero cómo, entonces, la operación funciona a la inversa?

K: ¿Qué dice usted? El cerebro, el pensamiento con su contenido, es un proceso material. Cualquier actividad que provenga de ahí, sigue siendo parte de eso. Entonces, ¿es el discernimiento parte de eso también?

DB: Nos hemos puesto de acuerdo en que el discernimiento es independiente de ese proceso. Pero aun así puede actuar dentro del proceso material; ése es el punto crítico.

K: Sí. Eso es cierto. El discernimiento es independiente del proceso material; no obstante, puede actuar sobre él.

DB: Discutamos un poco eso. Generalmente hablando, en la ciencia, si “A” puede actuar sobre “B”, existe habitualmente una acción recíproca de “B” sobre “A”. No encontramos situaciones donde “A” actúa sobre “B”, pero “B” jamás actúa sobre “A”.

K: Ya veo; ya veo.

DB: Esta es una de las dificultades que usted ha planteado. No encontramos esto en ninguna parte; en las relaciones humanas, si yo puedo actuar sobre usted, usted puede actuar sobre mí, ¿correcto?

K: Sí; vemos que las relaciones humanas son acción recíproca.

DB: Sí; relaciones mutuas.

K: Y en esas relaciones hay respuesta y todo eso. Ahora bien, si yo no respondo a su acción, soy independiente de ella.

DB: Pero vea; la ciencia en general encuentra que es imposible tener una acción unilateral.

K: Muy bien. Entonces estamos insistiendo continuamente en que el proceso material debe tener una relación con lo otro.

DB: En todo caso, una acción. “Relación” es aquí una palabra ambigua. Si usted dijera “acción”, esto sería más claro.

K: Muy bien. El proceso material debe ser capaz de actuar sobre el no material, y el no material, sobre el material.

DB: Pero eso los haría a ambos iguales.

K: ¡Exactamente!

I: No necesariamente. Uno podría visualizar que el discernimiento es un movimiento mucho más amplio que el proceso material del cerebro, y que, por lo tanto, el movimiento más amplio puede actuar sobre el más pequeño, pero el más pequeño no puede actuar sobre el más amplio.

K: Sí; estamos diciendo la misma cosa”.

 

Una gota de agua que se le echa a un océano, va a afectar al océano.

Pero, el océano puede y no puede afectar a una gota de agua.