Torni Segarra

Seleccionar página

* “Pocos ven lo que somos, pero todos ven lo que aparentamos».

Lo que somos, somos uno y todos a la vez. O sea, si te conoces realmente, es cuando conoces a todos los demás.

 

* No se trata de hacer sufrir a los animales.

Se trata de no tenerlos.

Porque, el perjudicado es el animal, que has provocado que sea dependiente de ti.

 

* La computadora está programada. Y los terrícolas, también estamos programados.

 

* “Despierta el vivo espíritu del gozo. Y manda la tristeza a los entierros”.

Ojalá se pudiera hacer.

 

* “Nada que perseguir Toni Segarra, me parece que la felicidad no se sustenta en nada ni en nadie si no en un estado de tranquilidad en donde uno está o es antes del pensamiento”.

Eso es tu idea de lo que tiene que ser la felicidad. El cura, el monje, el agricultor, el psiquiatra, los terroristas, los gurús, pueden tener otra.

Todos en nuestras actividades preferidas, podemos estar ‘en un estado de tranquilidad en donde uno está o es antes del pensamiento’.

 

* El cambio psicológico no es posible con el tiempo.

Dices: ‘Creo que la inmensa mayoría está en ir lográndolo poco a poco’. Pero ese poco a poco, se puede convertir eterno, o infinito; porque, siempre habrá algo que obstruye el cambio.

El cambio quiere decir, ver la solución de los problemas ahora, en el presente. Pongamos, que alguien que está en prisión, no es feliz, odia el lugar, a los que lo dirigen y administran.

Pero cuando ese preso, por su fortuna, comprende que no va a salir de ninguna de las maneras de prisión, lo ve como un hierro que está ardiendo y si lo tocas te quema.

Entonces llega el cambio ahora, en ese mismo instante. Y todo cambia: el lugar es su casa, los compañeros de prisión son sus vecinos. Y quiere hacer algo para participar en el buen funcionamiento de la prisión. Entonces, los empleados, los guardias, el director, se convierten en amigos.

El cambio, es la llegada de la compasión, el amor. Y eso sólo llega como un trueno, un relámpago, ahora, en el presente, sin tiempo.