Torni Segarra

Seleccionar página

* Krishnamurti y Jonas Salk

4 de 8

K: Lo que estoy diciendo es: ¿No deberíamos investigar la causa de todo esto? No limitarnos a decir: “Bueno … tenemos una crisis, hagámosle frente”.

J S: Sí; estoy de acuerdo con usted.

K: Eso es lo que están diciendo los políticos. Me refiero a que la causa de todo esto es obviamente el deseo de vivir a salvo; protegido; de estar interiormente seguro. Me divido en una familia, luego en un grupo reducido de personas, y así sucesivamente.

J S: Vamos a descubrir que todos integramos una sola familia.

K: ¡Ah!

J S: Y que nuestra máxima seguridad resultará de preocuparnos de los demás miembros de nuestra familia. No nos reportará gran beneficio que otros sufran y sean una amenaza para nosotros además de serlo para ellos mismos, tal como sucede en la situación actual.

K: Pero estoy indicando que no hemos aprendido mediante el sufrimiento; que no hemos aprendido de la agonía de las guerras. ¿Qué es lo que hace que aprendamos, que cambiemos? ¿Cuáles son los factores y cuál su profundidad? ¿Por qué los seres humanos, que han vivido en ella por tanto tiempo, están destruyendo esta pobre y desafortunada Tierra, y destruyéndose los unos a los otros? ¿Cuál es la causa de todo esto? No especulaciones respecto a la causa, sino la causa humana; real; profunda. A menos que la descubramos, seguiremos del mismo modo por el resto de nuestros días.

J S: Así es; exactamente. O sea, que usted está preguntando por la causa.

K: O serie de causas que han llevado al hombre a la crisis actual.

J S: Desde mi punto de vista, la guerra es algo a lo que los hombres recurren para satisfacer la necesidad de supervivencia en circunstancias amenazantes, cuando de la guerra se puede sacar algún partido. Ahora bien; cuando llegue la hora en que no haya nada que ganar y todo que perder, puede que lo pensemos dos veces.

K: Pero hemos perdido; señor. ¿Comprende? Toda guerra es una guerra perdida. ¿Por qué no hemos aprendido eso? Los historiadores, todos los grandes eruditos, han escrito al respecto y el humano continúa siendo tribal; mezquino; egoísta. ¿Qué le va a hacer cambiar entonces? La inmediatez del cambio, no gradualmente en el futuro, porque el tiempo es el enemigo del humano. Puede que la evolución sea el enemigo.

J S: ¿El enemigo? La evolución puede ser la única solución.

K: Si el humano no ha aprendido después de todo este sufrimiento y simplemente sigue perpetuando esto …

J S: No ha evolucionado todavía lo suficiente. Hasta ahora, las condiciones no han sido propicias para resolver los problemas que ocasionan la guerra.

 

TS: El problema es que todas las mentes están conectadas entre sí, son iguales; de manera que, lo que piensa uno es lo mismo que piensan los demás -toda la humanidad-.

Así que, si uno realmente cambiara ¿también cambiaria todo el resto de la humanidad?