Torni Segarra

Seleccionar página

* Krishnamurti y Jonas Salk

6 de 8

«K: Ahora bien, ¿qué hará que el hombre concentre esa capacidad, esa energía, ese ímpetu sobre este punto específico, sobre el contenido de su conciencia? El sufrimiento no le ha ayudado; las mejoras en el campo de las comunicaciones no le han ayudado; de hecho, no le ha ayudado nada; ni Dios, la Iglesia, las religiones, mejores gobernantes, los gurús más recientes, nada de eso.

J S: Así es.

K: ¿Puedo, por lo tanto, dejar todo eso a un lado y no depender de nadie, de científicos, doctores, psicólogos, de absolutamente nadie?

J S: Lo que dice es que no se han inventado todavía los medios para llevar a cabo lo que usted se propone.

K: No creo que sea cuestión de medios. Los medios son el fin.

J S: Admitido.

K: Por lo tanto, no busque medios. Reconozca que esta gente no le ha ayudado en lo más mínimo; al contrario, le han llevado por el camino equivocado. Así que déjelos.

J S: No son los medios. Porque no conducen a los fines de los que estamos hablando.

K: La autoridad externa no es el medio, por lo tanto, mire en su interior. Eso requiere señor, aunque no me gusta usar el término, un enorme “valor”. Lo que significa ser independiente, no ampararse en …, o tenerle apego a nada. ¿Y quién va a hacerlo? ¿Sólo uno o dos?

J S: Ése es el desafío.

K: Así que digo: por Dios; dese cuenta de eso; no de los medios ni del fin.

J S: Coincido con usted respecto a la naturaleza de la solución y en que acaso sea lo más difícil de todo lo que los seres humanos tienen que afrontar. Ésa es la razón por la que se deja para el final. Hemos hecho todas las cosas fáciles, tales como manipular la inteligencia artificial, pero sin desarrollar nuestra propia inteligencia. Es comprensible, porque en cierto sentido nosotros somos a un tiempo la causa y el efecto.

K: La causa se convierte en el efecto, y el efecto se convierte en la causa, y así sucesivamente; nos mantenemos en esa cadena».

 

TS: Mirarnos internamente quiere decir, estar solo, sin ayuda de nadie. No tener miedo a la vida, a lo que sucede, está sucediendo -sea lo que sea-.