Torni Segarra

Seleccionar página

* “Definitivamente no somos todos racistas. Eso es exactamente lo que la ideología del Manifiesto Marxista quiere que usted y todos crean. Pero, ¿por qué?, te preguntarás. Con el propósito de que usted y yo no estemos de acuerdo sobre este tema. DIVIDIR, PROVOCAR ODIO Y DIVISIÓN entre los pueblos del mundo. Es la punta del iceberg para propósitos de control y hambre de poder. No compre sus engaños y mentiras”.

Creo que te complicas mucho la vida.

Ya sabes lo que es estar excluida, rechazada. E insistes en el mismo método: el conflicto, la guerra -y para ello has de confundir, difamar, decir falsedades y mentiras-.

 

* «¿Qué necesita el amor para durar? ¡Responda con una sola palabra!».

No perder.

 

*  Hay que añadir, que, aunque seamos veganos. No podremos dejar de matar la vida -insectos que devoran las hortalizas, los árboles frutales, los cereales. etc.-.

Es decir, lo perfecto no existe. Es una ilusión mundana, irreal.

Ya que, para vivir unos han de morir otros.

 

* Por eso, después de la amargura de una guerra. Llega el agotamiento, un sentimiento depresivo, vengativo, que nos frena. Ya sea por miedo o prudencia.

Aunque ya sabemos, que la trama que genera la guerra sigue ahí: la división, el conflicto, el desorden, la confusión extrema.

 

* La pregunta es: ¿Podemos vivir siempre en esa intensidad y plenitud del amor?

 

* Ni tú ni nadie.

 

* “No dejes que el comportamiento de los demás sea tu paz interior”.

Porque te harás dependiente. Y estarás acabado.

 

* «No dejes que las malas acciones de otros, te conviertan en una mala persona».

Hay que ser pacifista. Y hacer lo adecuado para que así sea: amar y ser compasivo.

 

* «En última instancia, el universo entero debe entenderse como un todo único e indiviso».

Entonces no hay mal ni bien.