Torni Segarra

Seleccionar página

* Charla entre N, Dovid Bohm y Jiddu Krishnamurti.

«La senilidad y las células cerebrales

4

N: Muchas formas de conocimiento son aditivas. A menos que uno sepa la cosa anterior, no puede hacer la siguiente. ¿Diría usted que esa clase de conocimiento es repetitivo?

DB: No, mientras estamos aprendiendo. Pero si sostenemos algún principio, o el centro, si los sostenemos como algo fijo y decimos que eso no puede cambiar, entonces tal conocimiento se vuelve mecánico. Pero supongamos, por ejemplo, que uno tiene que ganarse la vida. La gente debe organizar la sociedad, etcétera, y necesita del conocimiento.

K: Pero ahí añadimos más y más conocimientos.

DB: Correcto. También podemos desembarazarnos de algunos.

K: Por supuesto.

DB: Algunos estorban. Ahí la cosa se está moviendo continuamente.

K: Sí; pero aparte de eso, yo pregunto acerca del conocimiento mismo.

DB: ¿Quiere usted decir el conocimiento sin este contenido?

K: Sí; la mente que conoce.

DB: La mente que tan sólo quiere conocimiento; ¿es eso lo que está usted diciendo? ¿El conocimiento por sí mismo?

K: Sí. Quiero cuestionar toda la idea de adquirir conocimientos.

DB: Pero otra vez eso no está muy claro, porque aceptamos la necesidad de algunos conocimientos.

K: Por supuesto; en cierto nivel.

DB: No está claro, entonces, qué clase de conocimiento es el que está usted cuestionando.

K: Estoy cuestionando la experiencia que deja tras de sí conocimiento; que deja una huella.

DB: Sí; ¿pero qué clase de huella? ¿Una huella psicológica?

K: Psicológica; desde luego.

DB: Usted está cuestionando esto, y no el conocimiento de la técnica, la materia, etc. Pero vea; cuando usa la expresión “conocimiento por sí mismo”, eso tiende a incluir la totalidad del conocimiento.

K: Hemos dicho que, en cierto nivel, el conocimiento es esencial; ahí puede usted sumar y restar, conservar o cambiar. Pero yo estoy preguntando si el conocimiento psicológico no es, en sí mismo, un factor que contribuye a que el cerebro se contraiga.

DB ¿Qué es lo que usted entiende por conocimiento psicológico? ¿Los conocimientos acerca de la mente, los conocimientos acerca de mí mismo?

K: Sí. Los conocimientos acerca de mí mismo, y el vivir a base de esos conocimientos, acumulándolos.

DB: De modo que si uno continúa acumulando conocimientos acerca de sí mismo o acerca de las relaciones…

K: Sí; acerca de las relaciones. Es eso. ¿Diría usted que un conocimiento así ayuda al cerebro? ¿O lo vuelve en cierto modo inactivo, hace que se contraiga?

DB: Lo introduce en una rutina.

K: Sí.

DB: Pero uno debería ver qué es lo que en este conocimiento ocasiona las dificultades.

K: ¿Qué es este conocimiento que causa tantas dificultades? En la relación, ese conocimiento crea perturbaciones.

DB: Sí; estorba porque queda fijo.

 

El conocimiento se hace negativo, porque nos refugiamos en él, sentimos placer, seguridad. Y se convierte en una rutina, repetición, que no deja que llegue lo nuevo, lo que nadie ha tocado.