Torni Segarra

Seleccionar página

* El pensamiento es una alucinación -ya que no es lo real-.

Y lo mismo sucede con las emociones.

Lo real, lo verdadero es estar en el ahora, donde el pensamiento ni la mente, pueden operar. Y sólo sucede el ver, sin pasado ni presente ni futuro.

 

* «Y te voy a enseñar a querer porque tú no has querido ya verás lo que vas a aprender cuando vivas conmigo».

El futuro no sabemos lo que será. Pero conociéndonos, el futuro será más de lo mismo.

Si prometes a una mujer amor, ¿qué es lo que durará?

 

* Si tú estás casada con un hombre, que dice que tú le prometiste que no habría problemas. Pero, sí que hay problemas de mentiras, falsedades, brutalidad, crueldad. Que todo lo importante lo quiere para él.

¿Qué harás te dejarás pisotear, maltratar, que te robe, humille, desprecie, siempre lleno de prepotencia, crueldad, mentiras, y jugarte la vida por estar junto a él?

 

* “Reconocer la presencia del otro.

Cualquier cosa que hagas conscientemente es meditación. Cuando tocas una flor, puedes tocarla con los dedos, pero mejor aún, puedes tocarla conscientemente, con toda tu conciencia. «Respirando, sé que la flor está allí; exhalando, sonrío a la flor». Mientras prácticas de esta manera, realmente estás allí y, al mismo tiempo, la flor está realmente allí. Si no estás realmente allí, no hay nada allí. La puesta de sol es algo maravilloso y también lo es la luna llena, pero como no estás realmente allí, la puesta de sol no es para ti. De vez en cuando, me dejo mirar la luna llena; Respiro hondo y exhalo profundamente, y practico: «Sé que estás allí, y estoy muy contento por ello». Practico eso con la luna llena, con los cerezos en flor… Estamos rodeados de milagros, pero tenemos que reconocerlos; de lo contrario no hay vida”.

 

¿Qué es la meditación? La meditación es el vaciado de la mente. Donde no hay pasado ni presente ni futuro. Donde sólo existe lo que se observa en el ahora.

 

* ¿Qué piensas, sientes, cuando oyes a todas horas no a la guerra?

 

* Lo que cuenta son los hechos: cómo vivimos, si estamos divididos, aislados en nuestra burbuja egoísta.

La división y su conflicto que genera, es la causa del desorden, el caos, la pobreza, la miseria. Donde las religiones organizadas, son cómplices. Porque no viven lo que predican.