Torni Segarra

Seleccionar página

* Esto es la primera parte, de la parte esotérica, supersticiosa, ocultista de JK.

La segunda parte es más alucinante, más inverosímil.

Y como todo lo esotérico, se cree en ello o no.

 

* Todo el problema está en uno. A nadie se le puede adoctrinar para que haga algo -aunque nos parezca la solución, algo sublime-.

Ya que sólo uno, ha de ser capaz de ver lo falso y lo verdadero, en cualquier situación.

 

* ¿La palabra nunca, puede volverse una realidad?

Nunca dejaré de querer a las personas, a mi pareja, a mis padres, a los abuelos y amigos.

¿Puede eso convertirse en una realidad?

 

* La mente es algo extraordinario, peligroso. Pues ella, puede ver todo lo que necesite. No existe, pero la mente lo ve.

 

* ¿Tiene algún valor lo que hacemos, si estamos destruyéndonos nuestras vidas, los edificios, carreteras, matado miles y miles de personas, la huida del país para no morir, etc. Por cabezonería nacionalista, por negocios.

¿No nos damos cuenta que la estupidez de la guerra es la amargura en su máxima expresión? En realidad, todo es la vanidad del ego, del odio al vecino.

Por supuesto que el vecino también tiene culpa -y también sus amiguetes que le ayudan, que lo envalentonan para que prosiga con la guerra y la destrucción de su país-.

Pero ese vecino parece invencible, por lo que puede aplastarlo. O sea que, esa guerra, es un mal negocio para un país pequeño, ante uno inmenso en comparación. Por lo que parece un suicida.

 

* Caprichos de ricos ociosos. Materialistas, indiferentes, insensibles, ante las guerras asesinas en masa.

 

* ¿Tan buenos son? Si están matando a personas, haciendo la guerra unos tres meses. Para que no te olvides, tan malo y cruel es un bando como el otro.

 

* Ten paciencia -comprensión- que lo que tú quieres no llegará. Ya que la vida es como es. Y no como me gustaría que fuera.