Torni Segarra

Seleccionar página

* Los leones, los grandes felinos, todos los depredadores. No tienen la necesidad de ofrecer las presas. Ellos solamente son, viven la vida que les toca.

Nuestra moral estúpida, ve la crueldad que le molesta. Pero la crueldad que generamos, la que hay en los mataderos, las granjas, la crueldad de la violencia, las carnicerías de la guerra. No nos molesta.

 

* “Tal vez sea un recordatorio de los aspectos necesarios del ego”.

Del ego no. Es la realidad de la vida. La realidad, que nos devoramos todos. De una manera o de otra. Ya seamos vegetales, insectos, animales o no.

 

* Recopilación de comentarios:

–¿Si es un ser de luz cómo tiene tantos problemas, que un grupo de personas fanáticas, idolatras, mundanas, le infringen -sufrimientos, dolores-?

Al final parece que todo es, un montaje para sacar dinero. Pues el tren de vida que llevaban -viajes largos, trajes caros, propiedades, etc.-, eso es cosa de ricos, adinerados negociantes.

Así que, ¿de dónde salía el dinero?

 

–¿Él sólo? Pero si se hicieron cargo cuando era un niño.

 

–¿Las luciérnagas dan dinero?

 

–Di lo que quieras, pero esa aparatosidad parece como si lo estuvieran exorcizando -gemidos, lloros, gritos, alucinaciones, desfallecimiento, etc.-. ¿Ese juego era preciso?

O era todo un folclore espectáculo espiritual. Algo así como los nazarenos, que, en semana santa, se golpean con cadenas las espaldas. Sangrándolas y otras barbaridades.

 

–¿Se ilumina con terribles dolores, sufrimientos, etc.?

 

* «Existe un lugar, lleno de luz, donde no exista el mal».

Donde haya vida, existirá el ‘mal’ y el ‘bien’.

Cuando alguien tiene hambre se come la vida -y lo que hay en ella: vegetales y animales, etc.-. El que come vive, a cambio de matar.

 

* Él -el perro- quiere a su jefe, que le da de comer, beber, pasear, limpiar, etc.

Cuando encuentre otro jefe, será igual de fiel, obediente, etc.