Torni Segarra

Seleccionar página

* Hay que recordar que, si los animales siguen desarrollándose, llegará un momento que podrían convertirse como las personas. ¿Y qué harían?

Lo mismo que nosotros. Comer, emparejarse, defender lo que come, la pareja, el lugar donde vive, etc.

Pues todos los seres vivientes tienen la misma programación: sobrevivir el mayor tiempo posible y reproducirse -por eso el sexo es una necesidad, obligación-.

 

* Somos animales, estamos programados como ellos.

Lo que pasa es que llevamos millones de años evolucionando hasta legar a ser lo que somos: animales vestidos, que conducen toda clase de máquinas, que trasplantan órganos abriendo los cuerpos; comen alimentos que están en las tiendas. Pero siguen siendo violentos, haciendo la guerra. Para resolver sus problemas. Ya que unos lo quieren todo.

 

* ¿Quién va a limpiar el pantano?

Lo habrás de hacer tú. Cada cual que ve lo sucio que está el pantano. ¿No?

 

* Tú has de ser sensible inteligente. Y saber cómo funcionas tú. Y si realmente lo ves. Entonces conocerás a toda la humanidad -que es justamente como tú-. Por tanto, estás obligada a limpiar el pantano.

Y para ser consecuente con lo que dices, respecto del orden, de poner fin al caos, a la corrupción, etc. Tú has de limpiar el pantano. Lo hagan o no lo hagan los demás.

Es como si ellos comieran veneno, ¿por qué lo habrías de comer tú?

 

* El negativismo llega cuando los retos, los sucesos, no los podemos soportar. La muerte de una persona joven, un terremoto, un huracán, una guerra.

Pero todo eso, sucede porque es la dinámica de la vida, de la naturaleza. Miremos cómo funciona la selva: se devoran unos a otros. Los árboles grandes no dejan crecer a los pequeños-.

Hace unos días, vi un reportaje en el que un gran elefante, se acerca a un árbol grande, que estaba en la orilla de un camino, y lo derriba al suelo. Y luego se rasca con el tronco, la parte trasera y su espalda.

 

* Ese es el camino: ver lo malo sin irritarse.

Aunque si dices ver lo malo, ya estás fuera de la realidad que lo admite todo.

De todas maneras, las palabras no pueden decir lo que debemos decir; o guardar silencio.