Torni Segarra

Seleccionar página

* Lo que ha de llegar nadie lo sabe. Sólo sabemos lo que tenemos entre manos.

 

* Tú, el observador que observa a otra persona, ¿no son lo mismo?

 

* “Trata bien cada parte de tu toalla porque la parte que te limpia las nalgas hoy, te limpiará la cara mañana”.

Tal vez, tu enemigo, se convertirá en tu amigo. O tu amigo, se volverá tu enemigo.

 

* «No te molestes con el pozo que está seco porque no te da agua, mejor pregúntate por que tu sigues insistiendo en sacar agua en donde ya ha quedado claro que no puedes encontrarla».

La seguridad no existe. Así que, uno no puede saber nada del futuro.

 

* ‘Debe tenerse en cuenta firmemente que todo lo que es mental no es real’.

Por eso, el que dice que sabe es que no sabe todo.

¿Se puede discutir, rechazar esto?

Tanto se puede negar como afirmar infinitamente.

Por lo que queda, es el silencio, el vacío, la nada.

 

* La mente no se puede purificar ni forzar ni maltratar ni violentar.

Se tiene que comprender.

 

* Limpiar, purificar, o lo que sea que hagas, ¿no es un deseo de la mente?

Pero si no haces nada. Solamente mirar, observar lo que sucede dentro y fuera, eso genera orden. La mente se silencia.

Y llega la dicha del presente, del ahora.

 

* Toda acción es lo mismo, la vida operando.

La diferencia está en para qué vivimos.

 

* «Las personas no están jamás tan cerca de la estupidez como cuando se creen sabias». -Molière.

Porque cuando uno que se cree que todo lo sabe, ¿no es un estúpido?