Torni Segarra

Seleccionar página

* La vida comienza y acaba a cada instante. Si se acelerara todo ese proceso, ¿qué habría muerte o vida?

 

* Para ser pacifista, no hay que ser nada.

 

* El perro, tal vez, sabe que alguien se lo va a consentir todo. Más o menos como hacemos las personas.

Pero existe la equivocación.

 

* ¿Cómo quedamos creemos en amuletos, en las supersticiones, o no?

Somos muy poca cosa, estamos programados para sentir miedo.

Y ese miedo nos puede enloquecer. Y por eso, están las guerras.

 

* Todos sabemos, pero no sabemos todo. De manera que, la vida hay que vivirla amándola.

Y para ello hemos de ser como la nada. Nada sabemos, sólo que el infinito nos detiene y enseña lo que es la realidad.

 

* No existe la casualidad de encontrarte algo que nos sirve.

Ahí no hay tratos ni negocios ni pillerías. El placer existe, pero nosotros no intervenimos.

 

* La locura, la crueldad, la ignorancia, van juntas. Y eso es una desgracia, una de las miserias de la vida.

 

* No escuchamos las versiones que no nos interesan. Pero, lo que nos debe interesar es escuchar si es preciso -escuchar lo que nos quieren decir, informar, para saber que es; y amar al que nos habla-.

 

* Hay un momento en que el miedo no se nota. Pero está ahí.

Porque el miedo es una alarma natural, que tenemos todos los seres vivos. Para así, poder descartar lo que puede poner en peligro nuestro cuerpo, nuestra vida.