Torni Segarra

Seleccionar página

* Parece ser, que hay un gran placer cuando hacen la guerra, para destruirse, matarse.

Por eso, es que invierten en armamentos, todo lo que se podría dedicar a los menos afortunados.

Es decir, poner orden en la sociedad, en el mundo en que vivimos.

 

* Lo que es seguro, es que vamos a morir. Por muchos afanes, ansiedad, deseos de hacer esto o aquello.

Por eso, ahora en el presente, hemos de ver si la inteligencia puede operar. Y nos llegue la dicha, la paz, el fin de la lucha, la guerra.

 

* La vida, la naturaleza, siempre es hermosa. Pero con las prisas, los caprichos, la ansiedad, el estrés, nos hacemos neuróticos.

Y todo lo que hacemos: destruir por el exceso de velocidad, generando desorden y caos.

 

* La muerte es de la naturaleza de lo Absoluto

“Yo soy plenamente consciente de que el devoto no es diferente de mí. No estoy hablando al individuo sino a la conciencia y al amor dentro de él. Nosotros tenemos una amistad eterna, siempre que usted la mantenga. La diferencia entre usted y yo ha desaparecido. El sentido de individualidad ha sido eliminado por un sentido de totalidad. Ahora, la muerte es de la naturaleza de lo Absoluto.” -Nissadgadatta.

Para llegar ahí, has de ser afortunado y comprender el miedo. Es decir, comprender la vida, el pensamiento, la mente.

 

* Pues dejémoslos estar, no les comamos el coco. Pero, como hay libertad, cada uno que haga lo que tenga que hacer.

 

* “¿Sufren las ideas?”.

Las ideas se inventaron para pedir y conseguir algo.

Sin deseos, todo estaría ‘quieto’, ‘ordenado’.

 

* Si no te permites, llega la amargura del conflicto. Es decir, el ‘yo’ actuando.

Pero no has de esperar a que el amor llegue. Lo has de tener ahora, en este instante. Ya que, el tiempo posológico y el amor no pueden ir justos.

Decir, ahora, hoy no te amo, dame unos días, unas semanas, unos meses para amarte.

Verdad que cuando ves a alguien, que puede caer en un hoyo, tienes toda la energía del amor y actúas en ese mismo instante.