Torni Segarra

Seleccionar página

* Los símbolos, el corazón, las supersticiones, nos alivian.

Y, por tanto, son adecuados. Hasta que dejan de serlo.

El amor opera de la manera que no nos gusta.

 

* Lo que decía, era que no sabremos cuál va a ser nuestra reacción a un reto -el que sea-. ¿Sabes por qué? Porque tenemos miedo, al dolor, al sufrimiento, a la muerte.

 

* “Abrazar lo que sea… lo que no te gusta… es la clave de la libertad”.

La libertad es el remedio, el bálsamo. Porque, la libertad es amor.

 

* «Soy como quisiera ser…».

Si lo consigues, eres afortunada.

El problema llega cuando viene el dolor. ¿Qué haces con él? Si es que puedes hacer algo.

 

* Por eso juzgar es tan banal. Porque todos, para sobrevivir hemos de ocultar algo, vivir entre las mentiras, vivir con ellas.

Pero hay una solución, la libertad es amor. Es decir, cada cual que haga lo que tenga que hacer.

 

* “En verdad el místico no tiene ningún problema con que el mundo sea irreal, los problemas existen cuando se cree que el mundo es real”.

El problema llega cuando viene el dolor en sus infinitas modalidades.

¿Qué haces con él? Si es que puedes hacer algo.

 

* ¿Por qué no puedes concebir que, en el 1,2,3,4,5,6,7,8,9,0, está la esencia infinita de las matemáticas?

 

* “Cuando eres consciente de que no eres una persona o entidad individual ya no hay problema con el dolor porque sabes que no le sucede a ti ni a nadie, solo ocurre”.

Entonces, ¿para qué tantas disputas? Eso lo has de comprender, de vivir tú, para que sea una realidad, hasta el momento de morir.

 

* El problema está cuando, ‘Esa consciencia ‘yo soy’, no llega o se va.