Torni Segarra

Seleccionar página

* Vamos a ser humildes: tanto se puede negar como afirmar, infinitamente.

 

* ¿Y tú qué haces en la vida para que eso sea una realidad, o no?

 

* Todo el problema que tenemos, es que no nos damos cuenta lo qué somos, cómo actuamos. Ni tampoco vemos cómo opera el pensamiento el ‘yo’.

 

* Todo el problema que tenemos, es que no nos damos cuenta lo qué somos, cómo actuamos. Ni tampoco vemos cómo opera el pensamiento, el ‘yo’.

Pues si comprendiéramos la realidad, la mente, los problemas no nos molestarían. Porque habría paz, armonía, orden.

 

* No importa lo que pase, lo que hagamos. Si en la base, la raíz, está en el amor, la compasión.

 

* Ahí está la vida tal y como es, unos que vencen y otros que pierden. Aunque eso, en un abrir cerrar de ojos puede cambiar.

 

* Cuando uno pretende perdonar a alguien de un pecado, sus pecados. Lo ha de hacer, sin hacer ningún daño.

De manera que le hay que decir: todos somos iguales. Y por eso, todos -absolutamente todos- pecamos.

La diferencia está, en que uno miente ante algo grave; y otro miente, sobre algo que no es tan grave. O uno roba un millón de euros y otro roba solo un euro.

 

* “Todo lo que hay es Conciencia. ¡¡No importa que nombre, forma, color estructura, etc., le demos!!».

La conciencia y el cuerpo. Porque si no hay la base -el cuerpo- no habrá conciencia.

 

* El perdonar a alguien por lo que ha hecho contra nosotros, es algo que no tiene fin.

Pues nosotros, en nuestra programación nos obliga a sobrevivir. Es decir, en todas las facetas de la vida hemos de vencer, derrotar, triunfar.

Y por eso, es que en cada acto que hacemos para perder, derrotar a los demás, les estamos haciendo daño. Quiere decir, pedir perdón.