Torni Segarra

Seleccionar página

* La verdadera religión sería que cada cual se conociera verdaderamente en realidad cómo es, qué es lo que es. Y entonces, nos daríamos cuenta de que todos somos básicamente iguales.

 

* «Se dice que el tiempo es un gran maestro, lo malo es que va matando a sus discípulos». Héctor Berlioz.

No nos morimos. Lo que sucede es que el plan para los terrícolas, es nacer, crecer, llegar a la vejez; y como cualquier cosa vieja, se hace inservible y se destruye.

 

* Si miramos la vida en modo macro, todo es lo mismo. Pero si miramos la vida en modo micro, todo se escapa al ojo humano.

Aunque todo, todo, tiene su sentido, al menos para el universo.

Una guerra es cruel, etc., pero para que se cumpla la ley de acción y reacción, la guerra es como la noche y la mañana. Se suceden, es precisa. Sin parar.

El día precisa la noche. La guerra, hace que se detenga cuando ya sea destruido y matado a muchos.

Pero la guerra volverá, cuando los dolores, los sufrimientos, de las matanzas se olviden. Al llegar las nuevas generaciones, con lo ‘nuevo’ y no haber vivido ese pasado amargo y cruel de la guerra, con sus matanzas en masa.

 

* El vacío, la nada, es el estado que sólo está la conciencia y la percepción. Por eso, queremos drogarnos, emborracharnos con el sexo u otras dependencias. Porque, en ese estado no hay nada. Sólo lo que vemos. Sin dividirnos de eso que está pasando.

¿Tú qué haces con las dependencias? Pues, eso que haces tú, también lo hacen todos los demás.

 

* “…tarde o temprano la vida nos concede aquello que merecemos».

El plan del universo podemos intuir por donde irá: a la muerte.  Porque los viejos están tan deteriorados, que son un estorbo para los que no son viejos. De manera que, se crea una lucha entre lo que necesita el viejo y lo que necesita el joven.

La naturaleza lo resuelve rápidamente, todos los animales, tienen sus depredadores.  Y los que no pueden defenderse se les mata para comérselo.

Nosotros hacemos lo mismo con los viejos, etc., vamos matándolos porque es demasiado costo, caro el cuidarles. No me refiero sólo al dinero. Si no el tener que dedicarnos a ellos con compasión, devoción, amor.