Torni Segarra

Seleccionar página

* Interlocutor: “Nacido en Nagpur, probablemente seas hindú.

Nacido en Nishapur, probablemente seas musulmán.

Nacido en Nashville, probablemente seas cristiano.

Nacido en Narathiwat, probablemente seas budista.

Nacido en Nesher, probablemente seas judío.

La religión predominante de la cultura, el entorno o la herencia nativos de uno es probablemente su afiliación religiosa. La mayoría de las personas no se «convierten» en hindúes, musulmanes o cristianos; nacen en ella.

Según el cristianismo ortodoxo, si ocurre un desastre natural en Nagpur o Nishapur que mata a miles de personas, están condenadas al tormento consciente eterno. ¿Por qué? Porque la cultura religiosa, el dogma y la teología lo dicen.

La religión es una narrativa en la que una persona nace, condiciona y adoctrina. Las personas se vuelven cristianas porque son criadas o evangelizadas en ella. No es como si se sentaran e investigaran objetivamente un menú de puntos de vista alternativos sobre la realidad última y el significado de la vida.

Lo que una persona cree no es necesariamente un problema. Es un problema si tus creencias dañan y dividen a las personas. Es un problema si crees que tus creencias son la única manera de entender a Dios y la realidad última.

Deja de actuar como si tuvieras razón y todos los demás estuvieran equivocados. Ten tus creencias, pero deja de fingir que llegaste a ellas a través de alguna revelación divina exclusiva o análisis crítico de por vida. Si quieres mantener creencias cristianas ortodoxas, hazlo y aprovéchalo, pero no te escondas detrás de la idea de que te dieron una revelación especial que el 75% de la humanidad no recibió.

Si la humanidad pudiera simplemente detener y por un momento y silenciar todas las mentalidades, sistemas de creencias, religiones, ismos e ideologías que llenan nuestras cabezas y nos dividen unos contra otros, y se hunden en lo que es real en nuestro ser más íntimo, entonces sabríamos que somos una familia. Cada uno de nosotros son expresiones brillantes de la misma hermosa realidad última.

Si pudiéramos tocar y sentir esta verdad en lo profundo de nosotros, escucharla, confiar en ella y hablarla desde nuestros corazones, entonces todas las cosas se volverían nuevas, sanadas y completas.

Jim Palmer, Notas de (over) the Edg.

 

TS: Todo depende de la atención. Ya que la atención total, absoluta, es lo que trae a la inteligencia.

De manera que, si soy racista, si soy anti musulmán, anti hindú, anti Testigo de Jehová, etc. Eso quiere decir, que la atención total no opera.

Porque, sencillamente cuando hay orden, inteligencia, ahí está el amor. Que no es racista ni anti nada. Pues todo lo que es, tiene su razón de ser. Está ahí por algo, un motivo, una causa, que no sabes descifrar, comprender, armonizar.