Torni Segarra

Seleccionar página

* La Justicia Divina, no está a favor y en contra de nadie.

Los animales se devoran vivos unos a otros, ya sea que sea recién nacido, joven, viejo.

Y en los humanos y sus guerras, sucede lo mismo: dos bandos se matan y se destrozan porque quieren imponer su orden.

Entonces, diríamos que dios observa porque la ley del universo se aplica implacablemente: tú me pegas, yo no quiero que me pegues. Pero como sigues pegándome, te respondo, me defiendo. Y llega el conflicto, la violencia, la guerra.

¿Podemos dejar de defendernos de los malos tratos, de los golpes que recibimos?

 

* No podemos saber la verdad última, o la primera. Porque ante una tesis, le sigue una antítesis. De manera que, como el infinito se pone en juego. Sólo queda que el silencio, de la observación, de la compasión, del amor.

 

* Investígalo, explícalo, razónalo. Si quieres, claro.

 

* “¿Alcanzó Krishnamurti la iluminación?”.

Eso no tiene ninguna importancia.

Eso se lo deberías de preguntar a él.

Por otra parte, eso es una pregunta que no aclara nada.

Es como si alguien me pregunta: Margarita Perote, ¿es sabia, es santa? Para algunos sí que lo eres, pero para otros no lo eres.

 

* ¿Tú quieres aniquilar a los ricos, a los inmensamente ricos? Pues habrás de ponerte el casco y el fusil ametrallador, para aniquilarlos.

Pero seguramente no los aniquilaras a todos. Y esos que no has podido aniquilar, irán a por ti. Ahora bien, puedes hacer otra cosa: No hagas lo que no quieres que hagan los demás: ser corrupto, cruel, ladrón, violento, asesino.

 

* Si quieres estropear nuestras relaciones, haz un club -con normas, leyes, presidentes, vicepresidentes, etc.-.

 

* No sabemos que es dios, ni el universo infinito. Y por eso, no sabemos lo que es el mal y el bien, lo bueno y lo malo. Y eso afecta a todos.

Lo que está claro, es que el que sobrevive siempre, es a costa de otros -personas, animales, plantas-.

Por tanto, los vivos siempre están luchando para seguir estando vivos.