Torni Segarra

Seleccionar página

* ¿Y qué vas hacer? Es preciso no empezar cada uno a decir lo que quiere, interpretarlo a su gusto y favor.

Un muerto, es el que ya no respira y hay que enterrarle.

Todas esas personas que has mencionado, son desafortunadas, desgraciadas.

Y repito, ¿Qué podemos hacer por ellos?

 

* Dices: ‘Todos pensamos y nos sensibilizamos de manera distinta, cada quien es libre de pensar, sentir e interpretar sus significados’.

Es más fácil: todos estamos programados de la misma manera. Ya sean africanos, europeos, americanos, los pobres, los ricos, los cultos, lo incultos, los ricos y los pobres.

Así que, todos sufrimos, padecemos dificultades, tenemos miedo, buscamos lo mejor, la seguridad.

Pero no nos damos cuenta, que la seguridad no existe. Sólo existe la total, la absoluta, inseguridad.

Si lo ves, si lo comprendes, entonces es cuando eres libre. Ya que comprendes que la vida es así y no se puede cambiar. Y por eso no hacemos una guerra, una eterna lucha, contra la realidad que no nos gusta.

Y por eso, no atenemos a lo que es, a lo que está sucediendo, a la realidad.

 

* Si yo te digo que quiero vivir contigo y tú me dices que no es posible. Entonces me libero de ti como posible pareja.

Eso es libertad. Sentirse libre, sosegado, en paz. Aunque podemos proseguir siendo amigos.

 

* A primera vista la vida parece absurda: nacer, crecer y morir. Si vemos la naturaleza, ese morir alguien, es para que vivan otros. Porque hay que alimentarse. Aunque uno puede morir accidentalmente, sin ser viejo, decrepito.

Cuando vemos toda la trama de la vida, no superficialmente, sino profundamente. Es cuando aceptamos la muerte, los sufrimientos, los dolores, de la vida. Porque, sólo hay esa programación, ese paradigma.

Y entonces, surge el sentimiento religioso de unión con todo lo que existe. Asumiendo que a nosotros nos tocará lo mismo, que les toca y tocará a todos. Todo lo demás, ¿no sabemos lo que será? Si será la nada absoluta o alguna otra cosa.

 

* Pero ese espíritu, consciencia, necesita un cuerpo para manifestarse.