Torni Segarra

Seleccionar página

* Todo lo que existe recibe estímulos y también los enviamos. Más allá de eso, todo es una especulación, un pasatiempo.

 

* Lo inexcusable es empezar ni dejar de matar, asesinar a las personas. No importa quién lo haga, el bando que lo haga. Es decir, para matar han de haber dos como mínimo.

Por eso en toda guerra los dos bandos son igual de asesinos, destructores.

Aunque tendrán infinitas palabras, excusas, para seguir asesinando, destruyéndolo todo. Generando todo el horror y la miseria humana.

 

* Aquí -en la Unión Europa- también han cerrado una cadena de televisión rusa RT.

O sea, igual de dictadores como Rusia.

 

* “Ama, honra, cuida y respeta a la madre tierra”.

¿Eso puede ser?

En principio, no. Porque hemos de comer. Por eso, para que vivan unos han de morir otros.

El problema es que hay dos necesidades: una es la programación -comer, etc.-; y la otra es, el cuidado de la naturaleza.

Y las dos necesidades, se tienen que cumplir. Así que, cada cual ha de descubrir la manera de actuar con orden. Para ello, hemos de ver y comprender cómo opera la naturaleza, la vida.

 

*  «La muerte no es la mayor pérdida en la vida. La mayor pérdida es lo que muere dentro de nosotros mientras vivimos».

La muerte es el fin de todo, para el que muere. Y con eso, ya está todo dicho.

 

* Cuando no huimos, es cuando la energía llega en su totalidad. Pues al huir, nos dividimos, fragmentamos, y llega el desorden, la confusión, el miedo; el ver todas las cosas feas.

Ya que la belleza sólo puede llegar, cuando somos holísticos, plenos de energía.

 

* Estamos unidos con todo lo que existe. No hay que usar palabras que nos llevan a las religiones, al esoterismo, a la superstición. El universo es así: toda una unidad indivisible.

 

* «¿Para matar hacen falta dos?, desde cuándo».

El que mata y el matado. Si es en un enfrentamiento violento, una guerra, los dos son igual de asesinos. Porque los dos va a ganar, a vencer, a derrotar, pase lo que pase.

Ya que los dos están en el mismo plano: imponer su manera de vivir, sus ideas, etc.