Torni Segarra

Seleccionar página

* La consciencia es un narcótico, como lo es la palabra dios, el santo, el gurú, los líderes de cualquier ámbito.

 

* Todo lo que viene a la vida, da igual como venga. Pues, eso es lo que ha hecho el universo.

 

* El amor, no es una inversión del yo te doy y tú me das.

El amor es una línea de acción, que no tiene nada que ver con los designios del universo.

 

* La misma dinámica europea-americana del yo, yo y yo. Es decir, el racismo contra los africanos hambrientos, etc.

 

* Cuando denunciéis las mentiras, las falsedades, los atropellos que la OTAN hace. Entonces denunciaremos los otros atropellos. Pues, la injusticia es inmoral, cruel, asesina.

 

* Todo un disparate. Lo único que hemos de ver es donde está lo negativo y descartarlo. Y lo negativo es estar inatento a todo lo que sucede.

De manera que, cuando me doy cuento que estoy inatento, es cuando vuelvo a estar atento.

 

* ¿Pero qué importancia tiene que sean creyentes o no?

Lo importante es que vivan sin pecado, sin odiar al ateo o a otra persona que no piensa como ustedes. Sino son racistas, crueles.

Los creyentes cristianos lo tienen muy fácil: Ama a tu prójimo como a ti mismo.

El que esté libre de pecado que lance la primera piedra contra una mujer que dicen que era deshonesta, una puta, una prostituta.

 

* (Parte 2) ¡Después de leer y escuchar a J. Krishnamurti, tiré toda la maldita biblioteca de psicología y espiritualidad! ¿Y usted?

Es preciso. Porque los filósofos, los psicólogos, los gurús y maestros, los psiquiatras, son dualistas, egoístas, ven sólo una parte de la realidad. Son teóricos no entran en el ámbito de lo nuevo.

 

* La verdad como no sabemos lo que es. Es preciso que empecemos por lo natural, lo corporal, la vida y la muerte.

Y entonces llegará lo nuevo, lo verdadero. Y sabremos lo que podemos hacer.