Torni Segarra

Seleccionar página

* Recopilación de comentarios:

–Interlocutor: Cuando seas consciente de que nada importa, nada te molestará más, no tendrás problema con nada, todo será un emocionante viaje a ninguna parte.

Cuando te des cuenta de que ya nada importa, ya nada te molestará, ya no tendrás problema con nada, todo será un apasionante viaje a ninguna parte.

–Toni: Eso es como si dijéramos: aunque viva en la tierra, pisando el suelo, sé que estoy volando por el firmamento, el universo.

¿Y qué, eso nos hace perfectos, sin enfermar, inmortales?

Interlocutor: No, no se trata de decir, pensar o creer que nada es real. Se trata de ir más allá de toda creencia, idea o pensamiento para ver la Verdad. Entonces sabrás que no eres una persona, que no existen personas y que nunca has nacido. Eso no más es consciencia de lo real, más allá de cualquier propósito.

–Toni: Pero eso, ¿te cambia, eres compasivo, eres decente, incorruptible?

¿Cuánto dinero tienes en el banco, propiedades?

¿Cuántos enemigos tienes? ¿Eres ansioso, estresado, neurótico?

¿No sientes el dolor, el sufrimiento que te causan los retos, los comprendes?

–Interlocutor: Claro, compasión es darte cuenta que no eres una persona o entidad individual, que eres realmente Todo. Cuando te das cuenta que toda la vida es un sueño entonces ya no tienes miedo ni apegos porque sabes que nada importa.

–Toni: ¿Tú nunca tienes miedo? Eso quiere decir, que si el ego, el ‘yo’, opera tienes miedo.

–Interlocutor: Exacto, el miedo nace de la creencia en que eres un ser real en un mundo real. Cuando sabes que nada tiene importancia no sientes miedo porque sabes que no puedes perder ni ganar nada. El ego es la creencia en la propia individualidad, deja toda creencia y ya no habrá miedo ni apego.

–Toni: Pero no respondes a la pregunta: si tienes miedo.

Si sólo opera tu ‘yo’, tu ego que habla de cosas abstractas que no puedes demostrar.

La mente tiene la capacidad de inventar todo lo que necesita, para proseguir con eso que cree. Y se agarra a ello, como los religiosos se agarran a su dios, a sus santos, a sus maestros, gurús.

–Interlocutor: No, no tengo miedo ni ansiedad. La verdad está más allá de la mente y sus pensamientos abstractos. Te hablo de lo más palpable y concreto: la Unidad Absoluta. Cualquier realidad creada por la mente es solo una abstracción sin verdad alguna.

–Toni: ¿No tienes miedo de enfermar, de quedarte sin empleo, si tu pareja te engaña con otros hombres, no tienes al ridículo, a que se burlen de tú y te digan que estás flipado, sonado? ¿No tienes miedo al futuro?

–Interlocutor: No, a nada de eso, todo eso le puede pasar al personaje de este sueño que llaman Álvaro, pero a lo que soy en realidad no le sucede nada, no puede ser tocado por el sueño.

–Toni: O sea, que vives en el absurdo de creer que tú no eres también el cuerpo.

–Interlocutor: No vivo en el absurdo de creer que este sueño es realidad. El cuerpo, la mente, todo lo que veas en este universo es solo un sueño, nunca ha existido, ni tú ni yo ni nadie ha nacido jamás.

–Toni: Entonces, si no existe nada, ni tú, etc.

¿Por qué respondes a las preguntas? ¿Te hacen daño, porque te retan?

–Interlocutor: Esto es solo un juego dentro del sueño, como cualquier otra cosa (comer, dormir, respirar…).

–Toni: De sueño, nada. Si no comes, si no bebes, si no haces las cosas para que haya orden, morirás.

–Interlocutor: Sí, morirás y te darás cuenta que toda la vida fue un sueño. Esas cosas tienen que hacerlas el personaje con el que te identificas. Pero no eres eso, eres quien observa toda la escena, estás por fuera del sueño realmente. Entenderlo racionalmente no te servirá de nada, tienes que aquietar tu mente y mirar por ti mismo.

–Toni: ¿Por qué no lo dejas todo, si todo está vacío, no tiene sentido?

–Interlocutor: Precisamente al no tener sentido entonces no tiene sentido dejarlo.

–Toni: Entonces vives en el sinsentido. Sigues viviendo en el sinsentido.

Pero si uno quiere robarte, tendrás que aceptarlo.

–Interlocutor: Yo soy todo cuanto existe, igual que tú o que cualquiera, ¿Cómo podrían quitarme algo?

–Toni: Te pueden quitar lo que tengas.

–Interlocutor: No tengo nada porque soy Todo, no soy una persona.

–Toni: ¿No tienes nada? ¿Y tus zapatos, tu móvil u ordenador, tus colegas, amigos, parientes, etc.?

No seas superficial, patético.