Torni Segarra

Seleccionar página

* Por eso todos somos iguales. Desvalidos mentalmente.

 

* El ‘yo’ y el «Yo», son lo mismo. ¿Podemos deshacernos de ellos?

 

* Lao Tse, tenía su idea, su religión: la nada, el vacío de la mente.

Es curioso que te agarres a la temporalidad para defender tus ideas y teorías.

Que sólo son eso, sin ningún sentido verdadero: la nada, lo que está más allá del mal y del bien.

 

* Si tú dices que los otros no saben nada de la muerte. Tú ya estás dando a entender que sí que sabes de la muerte.

 

* Todos somos quiero, pero no puedo.

 

* TS: Las lecciones siempre están ahí, se repiten sin cesar. Pero, desafortunadamente los ciegos, los sordos, los egoístas, no ven ni oyen.

Comentarista: En el momento en que el perro muerde su cola por consecuencia a aprendido la lección.

No hay dos. Solo uno.

TS: Sí, pero las personas, aunque se muerden la cola, no dejan de mordérsela: prosiguen divididos, en conflicto, violentos, haciendo guerras sin parar.

Comentarista: ¿Y eso de quien depende?

TS: De todos. Si hacemos la guerra con los que vivimos. Ya estamos dentro del ámbito de las luchas, los conflictos, las barbaridades, las peleas. Y vamos a parar agrediéndonos, violentos, crueles.

 

* Uno ve lo que es la muerte. El fin de la energía que hacía que el cuerpo se moviera.

¿Y eso no les pasa a todos los seres que viven, están vivos?

 

* Todos llevamos el mal y el bien en nosotros -es nuestra programación-. Pero, ¿por qué es que llega el mal sólo?

Nosotros, todos los seres vivientes, estamos programados para sobrevivir al coste que sea. Y por eso, ante un peligro, una pérdida, tenemos miedo de perder algo, la vida.

¿Hay alguna salida a esta vida de lucha, de guerra? Eso lo ha de descubrir cada uno. Descubrir qué es la vida, el miedo y su raíz. Y si lo descubrimos, es cuando llega el amor.