Torni Segarra

Seleccionar página

* Diálogo entre Narayan, Jiddu Krishnamurti y David Bohm.

“La senilidad y las células cerebrales

13

DB: ¿Está usted diciendo que este contenido psicológico es cierta estructura física en el cerebro? ¿Qué a fin de que exista este contenido psicológico, el cerebro, a través de muchos años, ha hecho innumerables conexiones entre las células, conexiones que constituyen ese contenido?

K: Completamente de acuerdo.

DB: Y entonces hay un destello de discernimiento, el cual ve todo esto, y ve que ello no es necesario. Por lo tanto, todo esto comienza a disiparse. Y cuando se ha disipado, no hay más contenido. Entonces, cualquier cosa que el cerebro haga es diferente.

K: Avancemos más. Entonces hay vacío total.

DB: Bueno, sé ha vaciado el contenido. Pero cuando usted dice vacío total, ¿quiere indicar vacío de todo este contenido interno?

K: Correcto. Y ese vacío tiene una energía tremenda. Es energía.

DB: ¿Se podría decir entonces, que el cerebro, habiendo tenido todas estas enmarañadas conexiones, ha encerrado una enorme cantidad de energía?

K: Así es. Ha desperdiciado energía.

DB: Y cuando las conexiones comienzan a disiparse, esa energía está ahí.

K: Sí.

DB: ¿Diría usted que esa energía es tanto física como de cualquier otra clase?

K: Por supuesto. Ahora podemos seguir entrando en más detalles; pero este principio, la raíz de ello, ¿es una idea o un hecho? Yo oigo todo esto físicamente con el oído, pero lo convierto en una idea. Si lo escucho, no sólo con el oído, sino en mi ser, en la estructura misma de mi ser, ¿qué ocurre entonces? Si esa clase de escuchar profundo no se produce, todo esto se convierte meramente en una idea, y sigo dando vueltas en lo mismo por el resto de mi vida, jugando con ideas.

Si hubiera aquí un científico de la biorretroalimentación u otro especialista del cerebro, ¿aceptarla esto? ¿Lo escucharía siquiera?

DB: Unos pocos científicos lo escucharían; pero, obviamente, la mayoría de ellos no.

K: No. Entonces, ¿cómo nos ponemos en contacto con el cerebro humano?

DB: Para la mayoría de los científicos, esto sonará más bien abstracto. Ellos dirán que podría, tal vez, ser así; que es una teoría atractiva, pero que no tenemos pruebas de ello.

K: Por supuesto. Dirían que ello no los excita demasiado porque no ven ninguna prueba de que sea así.

DB: Dirían: “Si usted tiene alguna otra evidencia, volveremos más tarde y esto nos interesará mucho”. De modo que ya lo ve, usted no puede ofrecer ninguna prueba, porque cualquier cosa que esté ocurriendo ahí, nadie puede verla con los ojos.

K: Comprendo. Pero yo pregunto: ¿Qué haremos? El cerebro humano ‑no “mi” cerebro o “su” cerebro‑ ha evolucionado por un millón de años. Un “fenómeno” biológico puede salirse de ello, pero ¿cómo llega usted a la mente humana en general para hacer que vea todo esto?

DB: Pienso que tiene que comunicarle la necesidad, la inevitabilidad de lo que usted está diciendo. Si una persona ve algo que está sucediendo ante sus ojos, dice: “Es así”. ¿Correcto?

K: Pero ello requiere de alguien que escuche, de alguien que diga: “Quiero captarlo; quiero comprender esto; quiero descubrir”. ¿Entiende lo que digo? Aparentemente, ésa es una de las cosas más difíciles que hay en la vida.

DB: Bueno, es la función de este cerebro ocupado: estar ocupado consigo mismo y no escuchar.

N: De hecho, una de las cosas es que esta ocupación empieza muy temprano. Cuando somos jóvenes es muy poderosa, y luego continúa a todo lo largo de nuestra vida. ¿Cómo podemos esclarecer esto a través de la educación?

K: En el momento que usted vea la importancia de que la mente no esté ocupada ‑que vea eso como una verdad tremenda‑ encontrará los medios para contribuir a ello educacionalmente; creativamente. No se le puede decir a ninguna persona que copie e imite, porque en ese caso está perdida”.

 

–Toni: La esencia de lo que dice JK, está en el darse cuenta de la realidad, de lo que es, y no lo que me gustaría que fuera.

Y eso es algo tremendo. Porque, hemos de encarar la vida negando todo lo negativo. Negando las distracciones, las disputas, la superficialidad. Pero dejando que cada uno actúe con libertad.

Ya que, si no hay libertad, todo es desorden. La libertad, hace a las personas libres, ordenadas. La libertad, no es hacer lo que a uno le da la gana; la libertad, es saber que uno se ha de abstener todo lo que pueda para no hacer daño a los demás.

–Interlocutor: Pero la esencia de la que habla J. Krishnamurti es el mapa de la estructura del alma y para esclarecer más su mensaje, en uno de sus libros lo presenta señalando su ojo izquierdo con su mano (dedos) izquierda.

–Interlocutor: Eso jamás lo aceptarán sus seguidores, al menos descubran a ese otro espíritu que reside en nuestra mirada.

–Toni: No se puede aceptar, porque eso es superstición, fanatismo, superficialidad.

–Interlocutor: Da lástima que un seguidor de J. Krishnamurti vierta ese tipo de expresiones.

–Toni: No corras. No soy seguidor de nadie.

Repito eres superficial, fanático, supersticioso. Y por eso, te molesta que te lo digan.

–Interlocutor: No broder -amigo-, pero estás actuando como un extremista que cierra la oportunidad a la investigación y a los milagros.

–Interlocutor: No es religión ni filosofía ni tradición ni imaginación. Es pura investigación. Es un atributo del despertar del estado de alerta.

–Toni: Puedes investigar todo lo que quieras. Conmigo no.

Hace muchos meses que cuentas todas esas extravagantes supersticiones.

Busca a otros.