Torni Segarra

Seleccionar página

* Sus sistemas la crean, son violentos. Porque, al ser los más ricos tienen mucho que defender lo que tienen.

Lo peor es que se han hecho adictos a la manera despilfarradora, derrochadora, corrupta, inmoral en la que viven.

 

* Se podría decir que Jesucristo, fue el primer comunista que lo práctico.

 

* No nos olvidemos que además de los políticos, hay corruptos a nivel de calle. Cada uno en su vida, en su empleo, con su dinero, al no usarlo adecuadamente, es corrupto e inmoral.

 

* Por qué dicen que Corea del Norte, es comunista.

Repito, el comunismo es lo que predicó Jesús. Darlo todo a los menos afortunados.

Dicen que Jesús fue a Roma y se acercó por el Vaticano. Y vio una persona pobre, miserable, pidiendo. Y Jesús le preguntó, cómo va. La persona le respondió, va mal, muy mal. No me dejan pedir en el Vaticano. Jesús le dijo, no te preocupes a mí tampoco me quieren allí.

 

* ¿Tú no sigues teniendo miedo a la muerte, a acabar en la miseria, a caer enfermo, a que te rechacen y te insulten, te falten al respeto, a que te echen del trabajo, a que tus hijos y su madre te odien y no quieran saber nada de ti?

Ese miedo a la soledad, a la inseguridad, es el que sufre toda la humanidad. Ya sean pobres o ricos, los que dicen que saben y los incultos, los superficiales, los pasotas que no quieren saber nada y se dedican a vivir en su egoísmo.

 

* ¿Tú no te alegras cuando te aman, te respetan, te salen las cosas bien, tienes salud, agilidad mental, no estás torpe?

Pues eso mismo, le ocurre a toda la humanidad.

 

* “Que estupidez sigue diciendo.

Vaya a una Universidad y descubrirá que la psicología de las personas cambia constantemente sin pronóstico. A diario salen nuevas enfermedades y trastornos. Nuevas ramas de estudio se abren por conocer.

¿Y usted me dice que conoce cómo opera el pensamiento y con ello se conoce a usted mismo?”.

Te olvidas de que a la ley de la vida no la vamos a vencer, a cambiar. Por muchos inventos, avances, por muchos fármacos para aliviarnos, al dolor, a los problemas, a la muerte, no lo vamos a eludir.