Torni Segarra

Seleccionar página

* Esa liberación es psicológica. No física.

 

* El dios que se adora en la tierra, es una costumbre heredada desde siempre. Que nació cuando teníamos miedo al fuego, a una tormenta, a una enfermedad, a los peligros, la muerte.

 

* El mundo no se puede cambiar. Somos nosotros los que podemos cambiarlo. Pero antes habría que cambiar nosotros.

 

* «Todo es el Absoluto y las diferencias una ilusión de la mente».

Pero si comemos de más o de menos, entramos en desorden. Es el infinito y su silencio, lo que pone orden.

 

* Santo que respira, que está vivo, no vale.

Pues, para vivir unos han de morir otros.

 

* ¿Y si pasas de todo eso?

Pues todo es un disparate. Cada uno ha de ser capaz de descartar, ir más allá de las religiones de poder.

Y el poder para sobrevivir, han de decir mentiras y falsedades -cuentos, ilusiones-.

 

* El karma no es el mal. Lo es la venganza.

Si uno tiene compasión, amor, el karma no puede operar.

 

* La oscuridad ni la física ni la psicológica, van a desaparecer. Si no nos desprogramamos, el miedo siempre estará ahí.

 

* El drama es que todos -todo ser viviente- para vivir tiene que matar. Aunque no queramos, cada paso que damos pisamos vida, bacterias, microbios, insectos. Y todos estos, también matan.

Para vivir hay que comer, matar lo que comemos.

 

* ¿Para qué queramos saber si existe dios?

Eso es como entrar en un océano, en una barquita. O entrar en una selva desnudos.

¿Verdad que sería cosa de estúpidos, de locos?