Torni Segarra

Seleccionar página

* Entonces, ¿cuál es tu dios en el que crees?

 

* Si dios es infinito, son también infinitas las descripciones, opiniones, creencias que se tengan de él.

Dios es un juego, que lo enmaraña todo. Por eso, el infinito nos obliga a guardar silencio sobre dios, lo que es o no es, etc.

 

* Las personas pueden ser igual que las moscas -seres vivientes-. Pero no es lo mismo matar a las moscas, como matar a las personas.

 

* Cada vez, el virus de la guerra lo corrompe y contamina todo. Las mentiras y falsedades, esconder la realidad, en estos momentos de guerra, tan delicados. Lo que hace es banalizar las matanzas, que todas las partes hacen, y esconder la verdad. Ocultar lo que a cada bando no le conviene. Pero los miles y miles de muertos, la destrucción de las ciudades y pueblos, están ahí.

Primer y último paso: aceptar que las dos partes son igual de culpables. Cesar la violencia y los actos de guerra; y hablar para que cese, la violencia, las matanzas, la guerra.

En realidad, la guerra es como un pleito entre vecinos, o compañeros de trabajo con el dueño de la fábrica que sólo quiere ganar él.

 

* Pero vivimos en este plano, sin poder huir. La dualidad es lo malo y lo bueno. Así que, hemos de descubrir la manera de no ser duales, vivir en división.

 

* Lo que quiero aclarar es que podríamos ser caníbales, para alimentarnos. Pero mientras haya animales, ¿no es más adecuado alimentarnos de ellos?

Los animales, no tienen conciencia de que viven, están vivos; son robots perfectos.

 

* El amor entre dos personas, es cosa de los dos. Y ellos han de saber crearlo, administrarlo para que sea verdadero, auténtico, feliz, que da placer, éxtasis.

 

* Ahora tiene que desaparecer la dualidad -no quedar solo con palabras-.

 

* La vida es comer, vestirse, tener un lugar, un albergue para descansar, dormir.

Y todo lo demás, que es hacer las cosas para alimentarnos, ir abrigados, dormir y recuperarnos.