Torni Segarra

Seleccionar página

* »Todo lo que escuchamos es una opinión, no un hecho. todo lo que vemos es una perspectiva, no una verdad». Marco Aurelio.

Todo lo que hacemos está sometido a nuestra programación.

 

* ‘’ ¿Segundos matrimonios son más felices? Hay un número insólitamente grande de casos en que la mujer permanece frígida y se siente desdichada en un primer matrimonio, en tanto que tras su disolución se convierte en una mujer tierna, que hace la felicidad de su segundo marido. La reacción arcaica (es decir, el vínculo que le unía al padre) se ha agotado, por así decir, en el primer objeto’’. Sigmund Freud, AE, XI, Contribuciones a la psicología del amor III, p. 201

Todo eso se cura con aplicarse uno mismo la libertad siempre. Saben que la libertad es amor.

 

* «No desprecio a los hombres. Si así fuera no tendría ningún derecho, ninguna razón para tratar de gobernarlos. Los sé vanos, ignorantes, ávidos, inquietos, capaces de cualquier cosa para triunfar, para hacerse valer, incluso ante sus propios ojos, o simplemente para evitar sufrir. Lo sé: soy como ellos, al menos por momentos, o hubiera podido serlo. Entre el prójimo y yo las diferencias que percibo son demasiado desdeñables como para que cuenten en la suma final. Me esfuerzo pues para que mi actitud esté tan lejos de la fría superioridad del filósofo como de la arrogancia del César. Los hombres más opacos emiten algún resplandor: ese asesino toca bien la flauta, ese contramaestre que desgarra a latigazos la espalda de los esclavos es quizá un buen hijo; ese idiota compartiría conmigo su último mendrugo. Y pocos hay que no puedan enseñarnos alguna cosa. Nuestro gran error está en tratar de obtener de cada uno en particular las virtudes que no posee, descuidando cultivar aquellas que posee». Marguerite Yourcenar | Memorias de Adriano.

 

Los hombres hemos hecho un problema con las mujeres. Y las mujeres han hecho un problema con los hombres.

¿Por qué eso ha sido? Por el miedo, que inventa el poder. Pues todas las personas tenemos miedo a los demás. Al peligro de que los demás hagan animalidades -egoísmo, brutalidad, crueldad, guerra, matanza-.

 

* »Los actos esenciales de nuestra vida son una repetición del pasado. Repetimos una manera de amar».

El amor siempre es lo mismo: ir más allá de todo lo conocido, del pasado, del futuro.