Torni Segarra

Seleccionar página

* »¿Quién es el otro?».

Siento decirlo por si molesto: no hay otro.

Es nuestra confusión la que dice ‘yo’, ‘tú’, ‘el’, ‘nosotros’, vosotros’, ‘ellos’.

 

* Dentro y fuera son lo mismo.

Es decir, lo externo y lo interno son lo mismo.

 

* ‘’ ¿Alguien puede decirme la referencia de la siguiente?

En algún lugar (probablemente en el valle de Rishi), mientras habla con los niños, Krishnaji sugiere un ejercicio de autoobservación. No recuerdo las palabras exactas, pero estoy compartiendo aquí lo que he entendido de él.

Él dice que puede resultarle difícil observarse repentinamente en cada momento. Entonces, ¿qué se puede hacer? Saca un tiempo antes de dormir para sentarte tranquilamente y recordar tu día… para recordar los pensamientos que llegaron a nuestra mente, nuestro comportamiento, nuestras acciones y reacciones, las emociones y sentimientos que despertaron en nosotros, etcétera sin usar ninguna medida de bien. -malo o correcto-incorrecto…

Una vez que puedas hacer este ejercicio sin esfuerzo, puedes hacerlo dos veces al día, una por la tarde y otra antes de dormir. Puede continuar haciendo este ejercicio de autoaprendizaje de autoobservación en una duración más corta hasta que se convierta en cada momento para que se transforme en observación sin esfuerzo y conciencia de momento a momento.

En un lugar, Krishnaji sugiere a los niños que se observen en el espejo sin que el pensamiento interfiera en la observación.

Me ayudaron estos ejercicios. Además, cuando dirigía una escuela alternativa experimental y sugería a los niños los ejercicios anteriores, se observó una diferencia significativa en esos niños’’.

¿Toda práctica no embota la mente, la hace rutinaria? El problema está en aferrarse a una práctica o ejercicio -que es como si fuera un vicio pernicioso-.

Todo lo que queremos, ha de surgir sencilla y naturalmente. De lo contrario se convierte en una liturgia, en un espectáculo.

 

* ‘’Un mecanismo maravilloso está en el trabajo en el cerebro humano. Si la mente consciente percibe la ilusión egoica, automáticamente la rechaza e instantáneamente LA PERCEPCIÓN se manifiesta. Y sólo por eso vale la pena luchar por la vida, incluso hasta la muerte’’.

Eso es una maravilla de la vida. Ver, comprender lo que sucede cuando opera el ‘yo’. Pues entonces llega la paz, el fin de los problemas.