Torni Segarra

Seleccionar página

* «¿Acaso conozco motivos para vivir? No estoy desesperado como ella, porque no esperaba gran cosa. Estoy más bien… asombrado frente a esta vida que he recibido para nada». Jean Paul Sartre.

Para nada porque no te salen las cosas como tú quisieras que fueran. Pero nunca saldrán como queremos, porque hemos de sufrir, morir, enfrentarnos a la vejez, la muerte.

 

* «Paradójicamente, la capacidad para estar solo es la condición para la capacidad de amar». Eric Fromm. El arte de amar.

Estar solo, quiere decir que uno está en el vacío de la mente. Donde sólo hay observación y acción. Donde no opera el ‘yo’.

‘El arte de amar’, es un libro que leí hace mucho tiempo. Mi madre lo vio y lo hizo desaparecer.

Y entonces, apareció en arte de amar. No le dije nada desagradable. No había ni odio ni rencor ni ira. Sólo fue una situación como tantas otras en la vida.

 

* «Ella amó en mí al demonio. Yo quise que amase en mí el ángel». Antón Chéjov ‘Una noche terrible’.

Eso fue porque se le consintió.

 

* «Pero en algún lugar y en algún tiempo tuvo que haber hombres que buscaran la verdad como yo, que pensaran racionalmente, que no se engañaran a sí mismos y a los demás y no quisieran negar la triste realidad del mundo». Carl Gustav Jung

Los hubo y los hay. Pero el verbo querer, es el deseo en acción. El deseo que es miedo a no llegar a conseguir algo que creemos que es preciso, necesario.

Y es ahí cuando aparece la división entre nosotros y los demás. Pues todos los demás, toda la humanidad, piensa y necesita como nosotros.

 

* «Aprendí a no creerme todo lo que la gente dice. Mis únicas pasiones sin reservas han sido los libros y la música. Y, tal vez como lógica consecuencia de todo ello, me fui convirtiendo en una persona solitaria». Haruki Murakami.

Como todo en la vida, la soledad como un refugio para estar a salvo de las personas y del ruido, de la sociedad. Es una huida, es miedo y temor. Y el amor no puede florecer entre el miedo, la división, el conflicto entre lo que es y lo que yo quiero que sea.

 

* «Hay que estar chiflado para lamentarse de la desaparición del hombre, en lugar de entonar un: ‘¡Ya era hora!’. Emil Cioran.

Eso quiere decir una revolución que pocos quieren o pueden hacer. Una revolución en la manera de hablar, en las relaciones con todas las personas, ser honestos, no corruptos.

Donde todo el ayer, el pasado, deje paso a lo nuevo y no tocado por la astuta y vieja mente.