Torni Segarra

Seleccionar página

* “Siete estados de ánimo diferentes.

Es imposible que un ser humano o cualquier ser vivo sea inmortal.

Según las escrituras de Dharma  -en casi todas las doctrinas, filosofías y religiones de origen indio (las religiones dármicas), como el budismo, el hinduismo, el jainismo y el sijismo– que prevalecen en el subcontinente indio, las leyendas”.

¿Puedes resumir el texto, que has publicado, en unas palabras -cinco o diez renglones- para qué se pueda entender?

 

* Los ociosos pueden hacer de todo. Ellos se arrogan el permiso.

 

* Gracias.

La religión es como un gran árbol. Y cada rama que tiene, se convierte en una subdivisión del tronco y la raíz principal.

 

* Ellos, los que mandan, son los mismos carcas, fanáticos religiosos, supersticiosos, que mandaban aquí hace sesenta años -y de alguna manera aun mandan-.

Lo digo porque cuando algo está por llegar, llega en su momento. Los terroristas cuando estaban activos, los que mandaban querían acabar con ellos. Pero no podían.

Sólo cuando las circunstancias favorables para acabar con ellos llegaron. Fue cuando dejaron de actuar violentamente.

Sé que queremos que se solucionen los problemas cuanto antes mejor.

Por eso, es que cada uno que haga lo que tenga que hacer.

 

* Rico es el que le sobra de todo. Y no quiere ceder para que, los menos afortunados, la vida no sea un tormento. Es decir, ¿un rico y poderoso, que no dé nada, puede tener amor?

 

* Todos esos países, tienen una inquisición. Y viven como en la Edad Media.

 

* Todo eso está muerto. Es como un folclore religioso hindú.

 

* Lo que de verdad importa es que haya paz, que la guerra cese en sus enloquecedoras acciones.

Y para ello hay que ser afortunado. Es decir, ser honesto, no corrupto, tener compasión y amor por todas las personas, toda la humanidad.