Torni Segarra

Seleccionar página

* Pocas cosas hay fáciles en la vida. Sacarte el permiso de conducir, aprobar la enseñanza básica, elemental o una carrera universitaria, aprender un idioma, empezar un nuevo trabajo. Aceptar la edad que tenemos, las decisiones de los demás que nos rechazan.

 

* “El deseo es sólo memoria. El ego es un conjunto de deseos. Por tanto, el ego es memoria. No es tiempo, es ahora».

De manera que, ¿qué haremos para que el deseo, el ego, la memoria, no operen?

 

* Cuando entramos en la dinámica del absurdo, del sufrimiento, de la soledad, dios desaparece. Lo que quiere decir, que dios es lo que nos da placer, da seguridad.

Pero ese dios es incompleto, porque dios, el universo, lo abarca todo: el dolor y el placer, la juventud y la vejez, la calma y la fuerza destructora de un huracán.

 

* La pregunta es, si quieren la paz, ¿por qué hacen la guerra? -no solo esta última, sino todas las guerras que han hecho, con los millones de víctimas, de destrucción y miseria-.

 

* La pregunta es, si quieren la paz, ¿por qué hacen la guerra? -no solo esta última, sino todas las guerras que han hecho, con los millones de víctimas, de destrucción y miseria-.

Es por su estilo de vida inmoral, corrupto, insensible, indiferente al dolor de los menos afortunados.

 

* «Cuando el poder del amor supere el amor al poder, el mundo conocerá la paz».

No se trata del mundo, se trata de uno mismo.

Y esa acción no divisiva, generará paz, ausencia de enfrentamiento entre todos: los países, religiones, políticas con sus fronteras.

 

* «Observación sin participación de la experiencia, para que la percepción se manifieste y así la mente consciente se elimine del engaño del deseo (ilusión-apego)».

O ver lo falso como falso. Y ver en lo falso también lo verdadero.

 

* «¿Cómo es posible que la criatura más intelectual que alguna vez caminó por el planeta tierra esté destruyendo su única casa?». Jane Goodall

Primero, no sabemos si antes de nosotros -hace miles y miles de trillones-, ya hubo un bípedo como nosotros. Y por su manera de vivir, se complicó tanto toda la tierra que se extinguió. Como parece ser, nos está pasando a nosotros.

La destrucción es la consecuencia de la ley de supervivencia, en busca de seguridad, de poder, del placer. En el que obliga a la naturaleza, la domina para que nos ofrezca más comodidades.