Torni Segarra

Seleccionar página

* Hay algo que no va bien. Cuando tengas un problema con los otros y lo quieras resolver. Hay que descubrir, qué harías tú si piensas que es el otro el culpable. Para entenderlo, comprenderlo, has de saber que tú, todos, reaccionaríamos igual.

¿O es que piensan que son especiales, se han desprogramado, han eliminado el ‘yo’?

 

* Los poetas tienen la ilusión, de que todo lo que dicen les va bien.

Y lo mismo les sucede a los pintores -que son retratistas manuales-.

 

* El ego es recuerdo, lo conocido, el pasado. Capaz de creer que lo que sucede, que no le gusta, no es lo real, lo verdadero.

Y, sin embargo, lo que le gusta, le da placer, sea lo que sea, es lo verdadero.

 

* No solamente es ‘en nuestro tiempo, hay millones de personas que han perdido la fe en cualquier tipo de religión’. Siempre había que no tenían fe.

La religión siempre ha sido amparada por las monarquías, los aristócratas, los ricos y los que tenían que halagar a sus señores. Y las autoridades inventaron la Inquisición, donde se torturaba y quemaban vivos a los que acusaban de herejes, de brujería -eso también era decadente, que no tenía nada que ver con la religión, que es compasión, misericordia, amor-.

Ahora cada vez, con las distracciones, los deportes de masas, los viajes, etc., la religión, es cosa de fanáticos. La fe al contestarla por los periodistas, escritores, intelectuales, profesores, ha pasado a ser aún más una cosa caduca, acabada. Algo que también se nutre de los espectáculos del Vaticano y las excentricidades de los papas. De las procesiones, de Semana Santa en los países latinos.

 

* “No digo que esté de acuerdo o en desacuerdo y estoy seguro de que lo que estás diciendo es lo que se pretende. Sin embargo, si uno siente que no tiene control en su vida, es muy fácil levantarse las manos y decir por qué molestarse por qué intentarlo. No puedo controlar nada de esto. No tengo ninguna influencia sobre nada de esto. Todo está completamente fuera de mis manos, mientras que la verdad es que probablemente gran parte lo esté, pero parte está bajo nuestro control e influencia.

La verdad, no se puede comprimir en palabras. Cuando alguien muere ya mayor, viejo, los que lo cuidaban y vivían con él, pueden decir deberíamos haberlo cuidado mejor, llevarlo a los mejores médicos. Y todo eso, es para querer detener a la muerte. Pero la muerte no se puede detener. Pues por una cosa u otra, la muerte llegará.

Ahora bien, cada uno que haga lo que tenga que hacer.

 

*El que avisa, no es traidor.